viernes, 30 de noviembre de 2007

Beowulf

Beowulf pertenece a la misma estirpe de héroes que Hércules, Aquiles o Gilgamesh, aquellos que solo con su muerte lograron acceder a la inmortalidad. La suya es una historia mítica, gloriosa, pero también triste ante la certeza de su destino.

La película de Robert Zemeckis deja una sensación ambigua. Si, deslumbra, desde el punto de vista técnico es increíble, pero presenta sus pegas en el contenido. La película tiene dos partes, la primera nos presenta a un héroe joven, altanero, que cae en la tentación de convertirse en rey. La segunda muestra la "redención" del héroe. Viejo ya, tiene la posibilidad de encontrarse con las consecuencias de sus actos y, esta vez si, hacer lo correcto y entrar en la inmortalidad.

Hay cuatro escenas que particularmente me han encantado en la película. La primera aparición de Grendel es un auténtico prodigio. También lo es el fragmento donde se recuerda la lucha de Beowulf con monstruos marinos, así como el encuentro entre el héroe y la madre del monstruoso ser Grendel y toda la parte final, con dragón y lucha final incluida.


No deja de ser paradójico que de estas escenas, dos sean de las que mayor contenido dramático poseen, la primera y la tercera (junto con la muerte de Grendel). Porque esa es una de las cosas más discutibles que posee, la planitud de ciertos elementos del guión, aún a pesar de los aspectos oscuros que presenta. Uno es la presencia de la religión, esa estancia que se cierra tras el primer ataque por creer que este se debe a sus actitudes pecaminosas. Otro Grendel, ese ser (digno de estar la altura de Gollum) sensible al sonido, que mientras esta en pantalla proporciona algunos de los mejores momentos de la cinta, a la par que es su muerte el desencadenante de la maldición de Beowulf.


Otro elemento es la violencia que presente por todas partes y luego el sexo. La escena de la seducción entre el héroe y la madre de Grendel, me parece simplemente maravillosa. La aparición de ella, la masturbación metafórica (donde la idea de la espada como símbolo viril adquiere todo su significado)... increíble.


Pero la cuestión es que aparte de ello no parece que haya nada más. Los personajes, salvo por la del viejo rey Hrothgar y en el anciano Beowulf, no presentan muchos más matices (si obviamos buscar el parecido con los actores reales). Esto demuestra que no solo hay que contar con que la técnica sea suficiente para deslumbrar al público, sino que hay que querer ir más allá. Otra cosa, que había señalado en los comentarios de la preview de la película, es si hacía falta realmente hacer la película así. Lo mejor de la animación es que es capaz de tomar los materiales de la realidad, subvertirlos y hacer casi cualquier cosa. Esta idea, si se quiere contar una historia mítica, resulta ideal. Pero, por ejemplo, vemos al personaje de Angelina Jolie y pensamos en ella, la cuestión está en que querer aproximar la animación a lo real, quizás no esta haciendo más que limitarla.



(Fragmentos de la película y de una entrevista a los guionistas, Neil Gainman y Roger Avary durante la comic-con de San Diego. Lamentablemente, solo he podido encontrar este material en inglés)

3 comentarios:

  1. ¡Hola, Tomás!

    La vi en el pase de prensa, que si no ni la habría visto, tenlo por seguro. Lo más positivo fue verla en 3D y sonido estereoscópico. Por lo demás me pareció muy triste que no trasluciera nada de la interpretación de los actores. Y es demasaido larga para no decir nada en realidad. Entiendo que alguien puede encontrar interesantes las ingles de Beowulf, pues que vaya a verla entonces.
    Me resultó enternecedora la historia del porbre Grendel (interpretado por "el padre de Marty McFly", aunque bien pudiera haberlo hecho hasta la mona Chita, total...), un muchacho que no podía dormir porque una panda de borricos daneses se pasaban la noche entera de botellón junto a su casa. Pobrecillo...

    Le pongo un 3'5 dándomelas de generoso.

    ¡Un abrazo!

    Z0MBI.
    http://zombi.blogia.com

    ResponderEliminar
  2. No la he visto ni he leído Beowulf, pero hay que tener en cuenta que es del siglo VIII (creo). Cuando fui a ver Troya alguno se quejó de que la historia era simple, y yo le dije "Es que en la ilíada no hay más de donde rascar, si la adaptas de manera literal". Tal vez la historia sea plana porque el mismo beowulf no es un texto con muchos dobleces o profundidades. Pero ojo que hablo sin haberla visto ni haberlo leído.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios. Por partes, por lo que se, tuviste suerte de ver la peli en 3d. La verdad que coincido práticamente en todo lo que dice el primer comentario. Lo cierto es que creo que a la película le falta cierta épica, que viene dada por los personajes y por la mayor o menor complejidad de sus relaciones (lo que no sucede aquí y si pasa, por irme al extremo opuesto en Mystc River).
    Respecto a lo que comentaba Pedro, Troya no me pareció tan mala pelí, pero quizás fue un poco injustamente juzgada debido a su prota. Lo que sucede con Beowulf es que se apuntan cosas, pero que no se terminan de definir, si puedes (como ejemplo) si la ves me refiero al personaje "de" Robin Wright Penn, que me parece muy desaprovechado, cuando podría haber sido la "bisagra" dramática de la película.

    ResponderEliminar