miércoles, 14 de noviembre de 2007

La extraña que hay en ti (The brave one)


Tenía esta crítica pendiente desde hacía un par de semanas (como la de Promesas del Este), así que la comentaré en caliente.
La película cuenta la historia de una locutora de radio, Erica Bain (Jodie Foster) que una noche, pasea junto a su novio (Naveen Andrews). Ambos reciben una paliza, a consecuencia de la cual él muere y ella queda en coma. Al recuperarse, algo en Erica ha cambiado. Sale a las calles intentando combatir su miedo mediante venganza.

En el fondo, lo que el guión ha hecho ha sido utilizar el "esquema Charles Bronson", ¿recuerdan sus pelís?
1. A su hija y/o mujer le hacían algo tremendo (asesinadas y/o violadas).
2. Charles salía a la calle a vengarse a base de plomo.
3. Charles no solo era apoyado por la población, sino por las autoridades (siempre tenía un amigo policía).

De todas maneras, vamos al grano...
Lo que me ha gustado de la película:
Los actores. Jodie Foster esta muy bien (pese a que nunca me ha terminado de gustar, lo admito), a modo de un moderno Travis Bickle (Robert de Niro en Taxi Driver), vagando por las calles de Nueva York, mezclando fragilidad y violencia. Lo mejor, sin duda, sus momentos de "enajenación" y su mirada, la expresión de su rostro.
También Terrence Howard, el policía que investiga los asesinatos cometidos por el personaje de Jodie Foster. Fundamentalmente me han gustado sus pequeños gestos, sus miradas.
La historia de amor-amistad, que tiene que ver con lo que acabo de decir. Hay una historia íntima entre Jodie Foster y Terrence Howard, de "amor"... de proximidad entre dos personas heridas sería más apropiado, contada a través de detalles (como el almuerzo en el que él toma su mano).
Cosas del guión, sobre todo las referencias mitológicas. Como el perro con el que se reencuentra y que reconoce a Erica hacia al final; o cuando una joven prostituta dice que "nadie" le ayudó. Esto equipara al personaje de Foster con un moderno Odiseo, vagando a la búsqueda de si misma.

Qué no me ha gustado nada (y creo que son mayoría):
Cosas de la dirección, la película se hace un tanto pesada, le falta algo de ritmo, pese a que estéticamente está muy bien. Pero creo que el segundo movimiento se alarga demasiado y termina por hacerse pesada.
Aspectos del guión (si, ya se que dije que algunos me gustaban), ocurre como lo que había comentado en Mr.Brooks, no creo que sea adecuado basar la historia de una investigación en pistas "casuales", o al menos, no darle la categoría de certeza como si sucede aquí, lo cual no hace sino restar credibilidad a la historia.
Otro de ellos es el concepto de culpa. Neil Jordan, en otras películas ha justificado la presencia de esta idea debido a cuestiones religiosas (Jordan es de un país muy católico como es Irlanda), pero aquí, al no incidir en el cristianismo ni en la redención, el concepto de culpa queda un poco descolgado. En este sentido, si me habría gustado ver la misma historia en manos de otro director, como David Cronenberg. Pese a que Jordan es muy cuidadoso con las formas, creo que siempre ha pecado de dejar demasiadas puertas abiertas en sus guiones.
La conclusión moral de la cinta. Peligrosa y perjudica mucho a la cinta. Las reacciones humanas son justificables, pero ¿pueden serlo cuando cuando es una autoridad autoridad las realiza?

3 comentarios:

  1. ¿¿Te imaginas a Jodie Foster en un remake de Death Wish 3?? Joder, eso sí que sería una película de culto.

    ResponderEliminar
  2. la pelicula es la cruda y vil realidad.

    es la segunda vez que veo la pelicula,y si tuviera en mis manos esa oportunidad haría lo mismo.

    Sinceramente, mi mas sincera enorabuena por esta excelente película.

    ResponderEliminar