sábado, 10 de noviembre de 2007

La primera nevada

Los primeros planos de La primera nevada parecen entroncar con el final de Carretera Perdida. Sin llegar a los extremos de David Lynch, el director de esta (Mark Fergus, guionista de A scanner Darkly y de Hijos de los hombres) intenta conjugar lo real con lo sobrenatural, con un resultado un tanto desigual.


La inefable sinopsis.... un vendedor (Guy Pearce) se queda tirado en la carretera. Mientras espera a que su coche sea arreglado, visita a un vidente que le predice que con la próxima nevada, morirá.

Bueno, me gustaría diferenciar, en este caso, de forma clara entre forma y contenido. Formalmente es una cinta bellísima. Ambientada en el medio oeste estadounidense, el director ha extraído imágenes preciosas, destacando la horizontalidad del paisaje y ha jugado con los encuadres y las texturas (atención al plano del protagonista atravesando un paisaje nevado), de una manera que me ha recordado a La promesa (de Sean Penn).


De otra parte tenemos la historia... aquí está lo que más flojea. Mientras predomina el elemento sobrenatural (la predicción, el mcguffin) la película función muy bien, el director sabe crear un clima opresivo, paranoico, donde todo le recuerda al protagonista a la muerte -y en lo que actúa a modo de contrapeso su novia (Piper Peraboo) y su mejor amigo (William Fitcher)-. Pero a partir de aquí flojea, según la trama se acerca a lo convencional, y va perdiendo fuerza hasta el final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario