sábado, 22 de diciembre de 2007

Soy leyenda (I´m legend)

Cuando supe que se iba adaptar (nuevamente) la novela de Richard Matheson Soy leyenda (I´m legend) desconfié, fundamentalmente porque esta iba a ser un película estrenada en campaña navideña, momento eminentemente de cine familiar. También porque se encuentra al amparo de un gran estudio. Estos apuestan sobre seguro y no quieren nada que pueda espantar al público. Y, por último, Will Smith. Es una gran estrella (si no la mas grande a día de hoy) con unas connotaciones similares a las de, por ejemplo, Tom Hanks.

Soy leyenda cuenta que una plaga ha arrasado el planeta. La mayoría de la población ha muerto y los que quedan se han convertido en una raza de mutantes hipersensibles a la luz. Todos, menos un científico militar, Robert Neville.

Tras verla, hay cosas sobre las que he cambiado de opinión y otras en las que me he reafirmado.
La primera hora de película me ha encantado. La tremenda visión de Nueva York recuerda al Londres asolado de 28 días después o al mismo Nueva York de 12 monos. Durante esta parte la película se sustenta, fundamentalmente, en la gran actuación de Will Smith que logra dar el perfil paranoide de un personaje (a priori, pensaba que otros actores encajarían mejor) convertido un naufrago ballardiano. La cuestión es que consigue llevar el peso de una historia que recae directamente en sus hombros, proporcionando, incluso, algunos momentos más que interesantes.

Los problemas de la cinta comienzan tras los primeros sesenta minutos, justo cuando Neville (Smith) descubre que no está solo. Todo lo cual hace que destaquen numerosas inconsistencias en el guión (como es inmune, porque no ha buscado un refugio mejor...).
Por un lado, los mutantes hace que se echen de menos los de El último hombre vivo (The Omega man). Si aquellos (o los de la novela original) eran un grupo dominados por un sentimiento casi religioso de romper con el mundo de la ciencia que había provocado el desastre, estos son apenas unas bestias casi irracionales a la altura de los orcos de El señor de los anillos.
De otra parte, hacia el final se hacen demasiadas concesiones al cine de acción, con el propósito de terminar con un happy end pero a partir de unos supuestos bastante absurdos.

El deseo o la necesidad de darle un sentido positivo a la historia termina por pesar demasiado. En la novela y en versiones anteriores, la idea era la de la normalidad subvertida. "Soy leyenda", la frase final de la novela, era lo que se decía el protagonista antes de morir. Soy leyenda, porque para ellos yo soy el monstruo, el mito en un mundo de vampiros. Por contra en esta nueva versión se incide en la idea de la infección, (como sucede con la reciente Invasión) a lo racional -como amenaza- frente a lo mítico y pesimista del material original. Por eso pasó lo que pasó con la última versión de La invasión de los ladrones de cuerpos y por eso hoy sería imposible que un gran estudio se comprometiera a hacer una película como, por ejemplo, Cuando el destino nos alcance (Soylent green).

4 comentarios:

  1. Yo también dudé de Will, y pese al momento ese cantando la de Marley, no parece el de siempre.
    Es una peli apocalíptica que entretiene pero que no hace otra cosa que simplificar a lo anecdótico y bélico la epopeya de Matheson. Si al buen hombre no le gustó la de Pryce ni la de Heston (para mí la mejor), esta tiene que haberle revuelto las tripas...

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por tu comentario (y Felicidades -ya sabes, estas fechas-).
    Sobre el actor... en principio me veía mas a alguien del estilo de Johnny Depp o, incluso, George Cloonet. Alguien que diera el perfil "maduro" del persona y que a la vez pudiera reflejar toda la paranoia que encierra dentro. Pero la verdad es que Smith no esta nada mal (salvo ese momento).
    Otra cosa es el significado de la película, después incluso de escribir el post le he estado dando vueltas a la cabeza y tiene miga. Porque el sentido de la película cambia casi totalmente el de la película y, lo dicho, ¿para qué? ¿para poner un final feliz, pero que no convence? ¿para dar a entender que la humanidad perdura? Bueno, supongo que se supone que asi no huirá el publico navideño de las salas, pero la cosa deja que desear.

    ResponderEliminar
  3. holas a todos, bueno la escena en la que se revienta con la granada y se prende la pantalla con la luz blanca, me parecio que pudo quedar alli, asi como en Paraiso Ahora, en la que el pata hace estallar su bomba se prende la pàntalla en blanco y queda alli sin siquiera creditos ni musica ni nada en blanco en vacio en el aire.....no sé me da la sensacion que le faltó algo, aparte que el final como que lo han puesto muy dulzon... la actuacion del smith estuvo buena, creo que es un buen actor, asi como jim carrey que lo enfrascaron en la comedia, pero tambien es un excelente actor, lo vi muy dramatico en El Resplandor de Una Mente sin Recuerdos, muy buena.....ok...soy legenda, me entretuvo, me comi toda la canchita....voy a ver las versiones anteriores...saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Francisco, gracias por el comentario.
    Estoy muy de acuerdo contigo. Lo cierto es que gran parte de la película está muy bien y un final asi, hubiese dejado una mejor sensación. Pero ese epílogo al final...
    Respecto a las otras versiones, puedes ver la primera por internet, al parecer es de dominio público, en youtube la encuentras, con Vincent Price. Más fiel, quizás a la novela (además de que se habla de ella como referencia para La noche de los muertos vivientes). Lo que sucede es que por lo que se, no hay -o no he encontrado- una versión doblada al español.
    La segunda versión, con Charlton Heston si es más fácil de encontrar. Con su aire hippie al final y sus maravillosos mutantes.

    ResponderEliminar