jueves, 24 de enero de 2008

Monstruoso (Cloverfield)


Me decía mi amigo Pedro en un comentario de uno de los previews de Cloverfield que pensaba que lo novedoso de Monstruoso estaría más en la forma de presentar la acción que en la propia historia, y lo cierto es que así ha sido. También es cierto que mucho se ha hablado (y se hablará) acerca de la película debido a una acertadísima campaña de marketing, que por otro lado puede haber propiciado que la cinta producida por J.J. Abrams no sorprenda todo lo que debería.



El argumento es, a estas alturas, más que de sobra conocido. Durante la fiesta de despedida a Rob -que se marcha a trabajar a Japón-, algo sucede. Un temblor, algo sale del mar y comienza a atacar la ciudad de Nueva York (el "esquema Godzilla").

Al verla se me han venido a la cabeza varias películas. Una de ellas Holocausto caníbal (Ruggero Deodato, 1980), otra Los pájaros, de Alfred Hitchcock (1963).
La primera, narraba la historia de un grupo de jóvenes "civilizados" que se adentraba en la selva para hacer un documental sobre las costumbres de los indígenas amazónicos. Al final solo quedaba su grabación como testimonio de lo que les había sucedido. Mientras que en la segunda, se nos cuenta la historia de un ataque de aves al tranquilo pueblo de Bahía Bodega. Pero lo que más que atrajo para este caso es que justo cuando la historia de amor entre los protagonistas entra en conflicto es el momento en el que comienza el ataque las aves.

Estas dos referencias me han hecho pensar en las lecturas de la película. La primera y la más evidente la convierte en un catálogo de los miedos de la sociedad moderna. Si el cine de terror japones nació como resultado del poso de miedo dejado por las explosiones nucleares en Hiroshima y Nagasaki, en Monstruoso es fácil reconocer imágenes (Nueva York bajo el terror, rostros de wasps cubiertos por el polvo, el temor a un mal casi abstracto...) que nos resultan extrañamente familiares.
Sin embargo, también es posible que este cayendo en un error, incurrir en el "tópico" de la presencia del 11-S en el cine de terror USA contemporáneo.


Por eso lo interesante de la cinta dirigida por Matt Reeves es que soporta varias lecturas. Otra sería la de Monstruoso como historia de amor (si, han leído bien). Durante toda la película presenciamos una historia de amor ante la cual el monstruo podría entenderse como una metáfora. Su primera aparición coincide con la crisis, la intensidad del final encuentra su paralelismo en la declaración de la pareja (a lo Duelo al sol), incluso el epílogo tendría una clara lectura en este sentido.


Quizás en el fondo no sea más que un reflejo de la vida contemporánea sometida al miedo (a lo desconocido, a la perdida....) o puede que no sea más que un entretenimiento muy bien realizado. Lo cierto, es que la película me ha sorprendido (si, pese a todo). Por momentos me ha traído a la mente Perdidos (lo que era inevitable... y muy fácil), por la importancia de la relaciones entre personajes, si bien aquí la noción de instantaneidad impide profundizar en ellas más allá de lo que se ve. Aunque también cae en uno de sus fallos como algún que otro tiempo muerto, alguna pregunta que queda en el aire, pero aún así creo que tiene un muy buen ritmo.
Pero lo mejor de Monstruoso es que nos pone a la altura del suceso, vemos al monstruo muy brevemente de manera fragmentada, de hecho basta un sonido para transmitirnos la sensación de terror. Lo que tambien es cierto es que es la manera decontar lo que salva la película y "ahoga" sus
defectos.

(pd. Ya sé que pinta slusho en todo esto).

6 comentarios:

  1. Geniales las reflexiones que haces. Me muero de ganas de verla. Y parece que tendré que esperar al cine, porque no hago otra cosa que bajarme porno de Private... menuda lata. Habrá quien diga, "bueno, algo es algo", pero es que yo prefiero mil veces un monstruo entrevisto en medio fotograma a cuatrocientos tangas por metro cuadrado. Qué le voy a hacer si yo...

    PD: odio al chino del refresco. ;D

    ResponderEliminar
  2. Muchisimas gracias por tu visita y por tus comentarios. Es un lujo para mi blog tener lectores como tu.
    Bueno respecto lo de Private... es otra opción :D

    ¿El chino? se hace odiar. Profundísimamente. Casi deseas que el alce lo devore.

    ResponderEliminar
  3. Si resulta que es una peli romántica no me extraña que el monstruo se lo cargue todo, ¿a quien le gusta hacer de sujeta velas?

    Por cierto, en dos semanas critico Cloverfield o un video del private, depende de lo que se me descargue.

    ResponderEliminar
  4. Otra cosa sería si el chino ese me luciera una hermosa bata blanca con un logo resultón en la solapa. Ahí sí...

    ResponderEliminar
  5. Ante todo, gracias por los comentarios.
    Cecil... es posible que la lectura romántica implique que mi estado mental es peor que el yo mismo soy capaz de reconocer :D. Estoy deseando leer tu opinion de Cloverfield... aunque no niego que me gustaría leer esta crítica de Private.

    Zombi... si el chino llevase una bate con logo, no le duraba ni dos asaltos a Sawyer.

    ResponderEliminar
  6. Quise decir bata* xD, quizás con un bate podría durar mas.

    ResponderEliminar