martes, 12 de febrero de 2008

Sweeney Todd: el barbero diabólico de la calle Fleet (Sweeney Todd: the demon barber of Fleet street).


Con Tim Burton no suele haber mucho espacio a la sorpresa. Para bien o para mal, al ver sus películas se sabe bastante a que atenerse. Sin embargo, con Big Fish su cine pareció que tomaba un rumbo más adulto. Pero para no fue el caso de su siguiente proyecto: Charlie y la fábrica de chocolate. Sin emargo, con su ultima película, Sweeney Todd, nos encontramos con una historia más cercana al cuento de terror de época romantica, que adapta el musical homónimo (que, a su vez parte de una historia bastante antigüa).





Sweeney Todd cuenta la historia de un hombre que tras permanecer encarcelado durante quince años, vueve a su Londres natal para vengarse del juez Turpin, que intentando arrebatarle a su esposa lo condenó injustamente.

En la primera parte de la película, como ya he dicho, el protagonista regresa a su ciudad -brillante el primer tema-. Sin demasiados rodeos, conocemos su historia en un precioso flashback, bañados de tonos dorados que contrastan con la oscuridad del presente de Todd. Otro de los grandes aciertos de la película, la creación de una atmósfera negra, sucia y opresiva.
Durante esta mitad de la película, todo se centra en los actores, tanto Johnny Depp como Helena Bonham Carter estan geniales. Sobre todo un Depp hosco, huraño, caracterizado a modo de un Beethoven de la barbería. Y también querría descatar a Sacha Baron Cohen, como Adolfo Pirelli en la secuencia del duelo de barberos.

El problema fundamental lo encuentro tras esta primera hora. Luego de una tentativa frustrada de asesinar al juez Turpin, el barbero Depp cae en una locura homicida y la película pierde algo de fuelle. Aún quedan momentos muy buenos, como la canción del personaje de Helena Bonham Carter (sobre la vida junto al mar). Pero da la sensación de que cuando es la acción y no la palabra, la que gobierna, la pelicula baja muchos enteros.

Pero lo que si es arrebatador es el final, así como su potentísimo ultimo plano. Es este desenlace el que ha hecho que considere -como decía al inicio- esta como una obra más adulta que otras anteriores, con un clímax rematado por la muerte (metaforica) de la inocencia.

2 comentarios:

  1. realmente me apetece mucho ir a ver esta peli.. espero recuperar al mejor Burton y espero no llevarme otro chasco como el de Charlie y la fábrica de chocolate.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario Sr Jefe. Yo creo que si te gustara,tiene matices muy oscuros, muy maduros que ha sorprendido para bien.

    ResponderEliminar