viernes, 21 de marzo de 2008

10.000 (10.000 b.C).


Muchas malas críticas han circulado sobre 10.000, la última película de Roland Emmerich y temía que estas influyeran en mi juicio a la hora de verla y analizarla.
Una vez vista puedo entender las críticas, porque obviando los anacronismos, intentando no comerse demasiado la cabeza con cuestiones espaciales, tengo que admitir que la peli flaquea... bastante.



La historia es la de un idílico pueblo que vive de la caza del mamut, hasta que un día llega un grupo de extranjeros que arrasa el poblado y se lleva a parte del mismo.
Un elegido (sic) saldrá en su búsqueda y cumplirá con una profecía de liberación.

Tranquilos. Que nadie se alarme si la historia recuerda a Apocalyto... es la misma. Lo que las diferencia es la dirección, porque si Mel Gibson construía una cinta de aventuras, esta anda por el camino de la indecisión. Me explico, la película de Gibson partía de una cierta (o al menos aparente) veracidad. En 10.000 es imposible considerar tal al ver ciertas cosas (solo diré una: mamuts porteadores), eso si los efectos especiales me parecieron muy buenos.

Pero claro, tampoco hay que ser extremistas, porque no deja de ser una película de acción y de nuevo falla, porque los elementos más fantásticos, que son los que darían más juego y que en su momentos fueron lo mejor de Stargate... se desaprovechan.

Y resulta una lástima, porque podría haber sido una película -por lo menos- entretenida de no haber querido tomarse tan en serio y tan tópica (discurso pre-batalla), casi hasta lo ridículo, muy en la línea del género que tendría a Conan el Bárbaro como su punto de partida (desde de El señor de las bestias hasta El rey escorpión o El guía de desfiladero).

5 comentarios:

  1. "Crom, sé que nunca te he rezado... Pero hoy un hombre se enfrenta a muchos... blablabla..."

    XDXDXD

    Grandioso.

    Pues que 10000 se pudra en los infiernos de Arallu, de donde nunca debió salir.

    Por cierto, para mí "El señor de las bestias" es lo más grande que ha parío madre. El Singer dándolo todo, esos magníficos "devoradores-exibicionistas-de-la-gabardina", ese malo maloso y, sobre todo, esa mujer que luego (o antes, no sé) interpretaría a la princesa guerrera africana que cabalgando a lomos de un caballo pintado como un paso de cebra nos dejaría a todos con la boca abierta y el dedo en el mando a distancia por si entraba nuestra madre en el salón durante la escena del bañito en el lago...

    ResponderEliminar
  2. Ni una crítica buena se está llevando Emmerich, pero yo aun no pierdo la esperanza del todo...

    Y estoy con Zombi, el Señor de las Bestias es uno de mis Hits emocionales, y tengo que reconocer que la princesa lleva la prenda de vestir de ficción que más me pone, esa especie de falda que se abre por ambos lados, yumyum!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno, creo que de 10000 podemos pasar directamente para hablar de ese hit de mi niñez, El señor de las bestias, que tanto me recordaba a Los Masters. ¿Y que me dicen de la pareja de hurones? El otro dia la pasaron en un canal local, y que momento cuando uno caia al fuego.
    Ah! y como olvidar a los seres "de la gabardina" y su momento final con el héroe...

    ResponderEliminar
  4. ¿Y el maestro del bastoncillo con el muchacho a su cargo? Parejita que sería calcada en "El guerrero rojo", intento más o menos (des)honroso de llevar a Red Sonja a la gran pantalla. De pequeño me encantaba esgrimir un bastón que había por mi casa emulándoles. Más de una lámpara pereció hecha añicos bajo mis mandobles. El tipo este nos dejaría a todos boquiabiertos y espantados al cortarle el cuello a mala leche a aquél soldado en La jungla 2 y destaparse como implicado en el lío de los terroristas.
    ¿Y el malo maloso?
    ¿Y la artimaña de la brea?
    Los hurones eran encantadores. Me costó llorar verle morir. Pobrecito...
    Un peliculón de la infancia, sin duda.

    ResponderEliminar
  5. Lo dicho, dentro de un año habremos olvidado 10.000...
    Mientras que El señor de las bestias se ha ganado un sitio en la eternidad.

    ResponderEliminar