sábado, 8 de marzo de 2008

Juno.


El mundillo de Hollywood esta lleno de tópicos. Uno de ellos el cine independiente. Casi todos los años surge un éxito nacido en el off hollywood. Este año ha sido el caso de Juno, película a la que se ha querido comparar constantemente con Pequeña Miss Sunshine. Para rematar la faena, la guionista, Diablo Cody, (como se ha repetido hasta la saciedad) tiene pasado de stripper, lo cual no hace más que desplazar la atención de lo verdaderamente importante... la película.





Juno cuenta la historia de una chica de 16 años que se queda embarazada. Descartado el aborto, busca a una pareja -aparentemente- ideal a la que entregarle su bebe en adopción.

Esta es la, aparentemente, sencilla premisa de la historia. Pero solo en principio. Porque la verdadera fuerza de la cinta radica, primero en el brillantísimo guión -genial la escena de la tienda-. Los diálogos son ágiles, frescos, veloces, inteligentes... muy en la línea de la serie Las chicas Gilmore. De hecho las relaciones entre los personajes y el uso de la música me ha recordado mucho a esta.

También es potente la construcción de los personajes y como estos van tocando temas fundamentales... niños que crecen en familias desestructuradas, jóvenes que no pueden tomar responsabilidades de adultos, adultos que se niegan a crecer... todo ese es el mundo de Juno.
Pero se trata de un conjunto equilibrado, en el que la comedia y el drama se compensan, el gran acierto (junto a su sencilla realización) de Jason Reitman.

Y luego tenemos a los actores. Creo que todos están perfectos... Ellen Page como Juno, hace que dudemos de si realmente actúa, irónica, sarcástica, superando su ya de por si potente interpretación en Hard Candy. Michael Cera, el otro responsable del bebé, que no sabe como tomarse la que se le viene encima; Jennifer Garner y Jason Bateman, los futuros padres adoptivos, de una aparente vida perfecta y los resignados padres -preciosa la relación que tienen con su hija- de Juno, Allison Janney (ojo a la escena de la ecografía) J.K. Simmons (interesante la diferencia social que se establece entre ambas parejas).

Quizás, si tuviese que ponerle alguna pega... podría decir que no se trata de una película realista en el sentido que los adolescentes no hablan (editado) en el cine como los personajes. Pero lo que si es cierto es que Juno, pese a no ser real, abre la puerta a cuestiones que si son de lo más reales.

4 comentarios:

  1. No la he visto aún, pero ¿no es esa en la que sale Jason Bateman de viejuno? Me cae bien el muchacho, y eso que le odié durante un tiempo por suplantar a mi adorado Michael J. Fox en la secuela de una de las mejores películas de la puta historia: Teenwolf.

    ResponderEliminar
  2. Jejejeje... exacto. Sin embargo Bateman también tiene ventaja, para caerme bien de compartir apellido con uno de mis phsyco killers favoritos... elde American Pshyco.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que la guinda del pastel es precisamente que sí hay adolescentes que hablan así, y que nunca salen en ninguna película. Real como la vida misma.

    Muy buen blog, por cierto (:

    ResponderEliminar
  4. Muy bien apuntado, no lo había pensado, pero creo que merece una edición de texto.
    Por cierto, muchas gracias por tu visita y por el comentario.

    ResponderEliminar