sábado, 29 de marzo de 2008

Rise. Cazadora de sangre (Rise).


Lucy Liu es una de esas actrices que me desconcierta, algo así como Ben Affleck en versión masculina. ¿Es una actriz con una capacidad de elección de papeles o es que se conforma con ser un florero que luce muy bien en algunas películas?
La última película que protagoniza (Rise. Cazadora de sangre) dirigida por Sebastian Gutierrez no ayuda demasiado en ello.



¿La excusa de la película? Una periodista (Liu) que investiga sobre grupos vampíricos underground, termina convertida en vampiro. Decide entonces vengarse de los que la transformaron.

No se asusten, porque si, la trama es muy parecida a Kill Bill, no solo cierta estructura, además comparte el regusto gore por la sangre, la idea de la heroína "mancillada" y el peso femenino en la acción (con una estupenda Carla Gugino). También tiene más cosas.

Una es la idea del vampirismo (aunque no se use la palabra vampiro en todo el metraje) como virus, algo así como la idea de la infección de El ansia (The Hunger). Aquí, como en esa, el grupo de infectados se posiciona en los márgenes (superiores o inferiores) de la sociedad con su propia estructura "familiar", frente a un mundo normal descohesionado.

Otro aspecto interesante y que comparte con otro estreno reciente del mismo género (30 días de oscuridad) es la lectura (o relectura) moderna que hace del mito. Lejos del romanticismo y las musicas de violín, se plantea un vampiro más próximo al original. Menos humano, más animal; más interesado en su propia supervivencia que en recuperar su humanidad perdida.

El virus se transmite por el sexo y esto es otro de los aciertos de la película. Hay una relación directa entre la actividad sexual (p.ej.la violación de la protagonista, lamentablemente cortada) y la infección (la hija del polícia). Esta idea también pone en relación la historia con la idea original de Drácula. No olvidemos, el mundo del siglo XIX, sacudido por la presencia de la sífilis (como el nuestro por el SIDA).

Pero la película tiene pegas, una que se notan, y mucho los cortes. Esto subraya los fallos, como algunos diálogos olvidables, o los aumenta, caso de los flashbacks que dejan en nada trozos -al menos en apariencia- importantes de la historia y minimiza sus aciertos.

3 comentarios:

  1. Cuando alguien habla de una película diciendo que es una modernización del mito del vampiro, algo que pasa demasiado habitualmente, ya empiezo a temblar...

    ResponderEliminar
  2. jajaj tiene pinta de ser peor uq emala jajaj

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios.
    Sr.Cecil, le doy la razón, la cuestión es que el cine USA del que hablamos no deja de ser una serie B magnificada, con lo que ello implica... fundamentalmente cierta falta de "seriedad" argumental.

    Mr.Cotu... lo dicho, cine comercial, y donde se ha metido mucha mano (intuyo que vía productora).

    ResponderEliminar