martes, 8 de abril de 2008

WAZ.


Seven (1995) y Saw (2004) fueron películas seminales para el cine contemporáneo. La primera tomó el arquetipo de las buddy movies -de hecho, me parece bastante cercana a El silencio de los corderos- y lo enfrentó a un asesino "moralista", todo ello revestido de una atmósfera neo-noir. Saw, prescindió del componente noir y se acercó al slasher, manteniendo la cuestión de la moralidad. ¿Qué menos? un mundo que carece en muchas ocasiones de ella que presentar un asesino que busca imponerla, aunque sea a base de tortura.


Desde entonces las cintas con asesinos de este estilo se han ido repitidiendo, oscilando entre extremos con mejores o peores resultados (p.ej. Resurrección, El coleccionista de amantes, Hostel...).

Ahora nos llega una nueva entrega de este género, con sus virtudes y sus defectos: WAZ.



Pese a todo me siento obligado a dar una sinopsis: una serie de asesinatos se suceden en la ciudad. Un asesino obliga a sus víctima a elegir entre su vida y la de sus seres queridos.
Contando que la cinta no es original, si tiene una serie de cosas que merecen la pena destacarse.

Primero, la fotografía y la ambientación. Rodada con cámara digital y en tonos muy oscuros. La historia sucede en una ciudad anónima, convertida casi en una jungla inhóspita.

Luego, los actores Stellan Skarsgard y Selma Blair. El primero acapara la historia y hace que su compañera (Melissa George) sea a excusa para descubrir su verdadera historia. El personaje de Blair planea por la segunda mitad del metraje (atención a la escena de la violación), aunque hacia el final -quizás- peca de cierta sobreactuación.

El tercero de los aspectos está en la moralidad -lo más destacable- del fin de la película. Frente a Seven y su clímax, o la cierta vacuidad (disimulada) de Saw, WAZ intenta mostrar una cierta esperanza relacionando amor y sacrificio, lo que la hace una excepción interesante. Como decía, es una película que sin ser demasiado innovador y sin salirse de los cánones esta bien dirigida, manteniendo el ritmo, que se deja ver muy bien (salvo por momentos un tanto gore).

No hay comentarios:

Publicar un comentario