sábado, 27 de septiembre de 2008

Day of the Dead (2008)


Miren que me avisaron. Mi amigo, el Doctor Zombi, me recomendó... pidió... casi suplicó que no la viera esta Day of the Dead, pero su ruego me llegó tarde (aquí os dejo su crítica).
Se supone, y es mucho suponer, que esta es un remake de la cinta homónima de George A. Romero. Esta película, de 1985, que en cierto modo conformaba una trilogía zombi (aunque haya que añadir La tierra de los muertos vivientes y El diario de los muertos); en ella, los zombis dominaban la superficie del planeta, los humanos,fundamentalmente científicos y militares intentaban sobrevivir al peligro y a la tensión de vivir en un búnker.
Sin embargo, esta película tiene muy poco o nada que ver. Un virus zombificador se desata en un pequeño pueblo, cerrado por militares (muy en la línea de The Crazies, otra de las película de Romero).




En fin, la película es bastante discreta... malilla en general, tanto la historia, como los efectos especiales. La protagoniza Mena Suvari (American Beauty), como una soldado que va, con el ejército a su pueblo. Sale Ving Rhames... he dicho bien, sale, pero como si no estuviera.
Siendo generosos, puede entretener al principio (el caos del hospital y algún punto humorístico) pero lo cierto, es previsible y digna de ocupar un lugar discreto en las estanterías de cualquier videoclub.

3 comentarios:

  1. Parafraseando a la derechona clerical de este nuestro país ante el matrimonio entre homosexuales, he de decir casi a voz en grito: ¡QUE NO LO LLAMEN REMAKE!

    O en plan título cinematográfico: ¿por qué lo llaman remake cuando quieren decir mierda?

    Mira que traté de disuadirte de que la vieras, pero mis gritos llegaron a tus oídos demasiado tarde...

    ResponderEliminar
  2. ja! o sea que mejor no nos esperamos demasiado, no? oido cocina!!

    ResponderEliminar
  3. jejeje...

    Mi estimado amigo Zombi... nunca le daré tanto la razón...

    Sr. Dreyfus... no pierda tiempo viéndola.

    Muchas gracias por los comentarios

    ResponderEliminar