domingo, 23 de noviembre de 2008

Cine Club: El fuera de la ley (The outlaw Josey Wales).


Sé que en ocasiones soy muy reiterativo con mis ideas. Esto me pasa, por ejemplo, cuando hablo del western y de su relación con la mitología. Desde ya advierto que esta entrada no será una excepción.
Este post lo quiero dedicar a El fuera de la ley (The outlaw Josey Wales).


La película, dirigida en 1976 por Clint Eastwood, adapta un novela de Forrest Carter (The Rebel Outlaw: Josey Wales) y protagonizada por el propio Eastwood, el Jefe Dan George, Sondra Locke, Paula Trueman y Geraldine Keams, al parecer se basa, al menos parcialmente, en un personaje auténtico que vivió en tiempo de la Guerra de Secesión, Bill Wilson.
La historia tarda, exactamente, tres minutos en comenzar. Los que son necesarios para que la tranquila vida del granjero Josey Wales se trunque. Un grupo de soldados del Norte llega a su granja y asesinan a su mujer y a su hijo.
Abatido, Josey solo encuentra refugio en el deseo de venganza. Enrolado en la milicia sureña, intentará encontrar a los responsables de la muerte de su familia en el frente.
Sin embargo, la guerra se termina. El Sur es vencido. Los combatientes deberán rendirse y jurar obediencia al Norte. Pero no ha terminado para todos. Para Josey, no.
Ese solo será el inicio de un largo viaje.

Para muchos, entre los que me incluyo, Sin Perdón significó un redescubrimiento de un género, pero Eastwood ya había dado su perspectiva antes el western, a través de esta cinta, que quizás no esté por encima, pero desde luego que tampoco está a un nivel inferior a la de los años noventa.

El fuera de la ley entra dentro de lo que se ha dado en llamar western revisionista, podemos entenderlo como el cine de género que rompía con los esquemas habituales (indios-malos, norte-buenos...), para dar una visión diferente del oeste.
Para no ir más lejos, esto lo vemos desde el inicio. El protagonista -aunque no combate por convicción-, forma parte del ejército confederado, tradicionalmente considerados "los malos" de la historia, por su apoyo a la esclavitud.
También, frente al tópico de los indios como salvajes, gran parte de la historia haba de la convivencia entre diferentes razas. Más aún, los indios se muestran como (casi los únicos) civilizados. De hecho, hay una gran ironía respecto a la naturaleza humana del hombre blanco, que engaña a los indios y los confina en reservas o que (como el barquero) miente descaradamente en su propio beneficio.


Y, de hecho, el personaje de Josey Wales rompe con lo tradicional del género. Habitualmente el vaquero solitario conformaba la gran imagen del cine de vaqueros (p.ej. John Wayne en Centauros del desierto-). En su lugar, aquí encontramos a un hombre que primero pierde a su familia y luego la ve "recompuesta" con los personajes -tan heridos como él- se que encuentra en su vagar.

En el fondo presenciamos un gran viaje, tanto físico como mental, la crónica de una perdida y la recuperación de la identidad de un individuo, a la par que su leyenda -a nivel popular. va creciendo. En esta travesía se irán cruzando personajes casi mitológicos, como esa suerte de Caronte que es el barquero que lleva de un lado a otro del río Missouri, en un paso que significa el comienzo de todo.

El individuo es otro de los aspectos importantes en esta El fuera de la ley, a lo largo del metraje vemos una reivindicación del ser humano y de su capacidad de dialogar y de llegar a un entendimiento, más allá de sus diferencias. Y para el que la venganza a veces, parece, no ser suficiente para cerrar las heridas.

Formalmente, la manera de rodar de Eastwood se aleja del western clásico y se acerca más al spaghetti western (del que fue la gran estrella), es una película sucia, polvorienta, donde también la naturaleza y el uso de los colores tiene un peso importante.
Al comenzar, el bosque donde está la casa de Wales está en un entorno amable, de colores suaves. A partir de ahí, pasa a unos tonos más duros. Azulados y amarillentos, que representarían la muerte; que luego vuelven a cambiar hasta una nueva suavidad, policroma. Este cambio en las tonalidades aludiría al cambio gradual de Josey, de su soledad y sus ansias de venganza, hasta su nueva vida, junto a su nueva familia, nacida de una convivencia pacifica.


Clint Eastwood consigue construir un relato de personas, individuos que se superponen a la adversidad y que desconfían de los gobiernos, porque saben que los gobiernos mientes y en el que transmite la creencia que el diálogo entre personas, entre iguales es capaz de superar los tópicos.

6 comentarios:

  1. Permíteme el offtopic para agradecerte que tengas un botón de Global Voices en tu blog, saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Genial artículo. Me encanta esta maravillosa película. Tentado estuve de ponerme a mascar tabaco y practicar el escupitajo a diestro y siniestro.
    Mi personaje favorito: el perro, qué coño.
    XD

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por los comentarios. Por partes.
    Juan, gracias ti por la visita, y ¿qué menos que incluir un link a una página que da un poco de voz, al menos, a aquellos que no la tienen?

    Muchas gracias amigo Zombi. Me encanta la parte en la que el viejillo indio le dice a la abuelita... "ahora escupirá... y ahora los matará".
    Saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Es que no hace mucho que la volví a ver porque la pusieron por la tele y me la tragué enterita, desde la punta del sombrero hasta la suela de las "botas rojas". El indio, por Dios, el indio, ¡qué tío más majo!

    ResponderEliminar
  5. Pra mí esta película es enorme. Objetivamente "Sin Perdón" probablemente sea mejor o más completa digamos, pero puesto que "El fuera de la ley" me ha acompañado desde que tengo uso de razón, sólo puedo decir que la amo.

    Josey Wales me parece uno de los personajes más interesantes del western, una figura atormentada que vaga buscando venganza, y que a su pesar va conformando un grupo a su alrededor.

    En fin, un grandísimo western del último pistolero, mr.Clint

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Zombi: Aunque suene a muy exagerado, te diría que el indio es uno de los mejores personajes (al menos secundarios) que ha rondado la llanura (qué decir de ese momento suyo con la india).

    Amigo Möbius, coincido contigo en lo general. La raíz de ambos personajes es casi la misma, pero las diferencia -quizás- esta en la historia. El fuera de la ley tiene un "aire hippie", sobre todo al final -quizás es lo que se ha quedado más anticuado-, mientras que "Sin Perdón" es una pelicula, por momentos cargada de una tremenda amargura.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar