lunes, 15 de diciembre de 2008

Outlander.

Cuando buscaba algo de información acerca de Outlander para preparar la entrada me sorprendí por la gran cantidad de duras críticas que recibía por parte de la comunidad bloggeril. Y la verdad que, aunque comprensible... no deja de extrañarme, en el sentido que se trata de una peli de serie B que debe ser vista como eso, con sus defectos -que los tiene- y sus virtudes -alguna hay-.

Outlander es la historia de un extraterrestre (Jim Cavizel/Kainan) que se estrella en La Tierra, en territorio vikingo, de la Alta Edad Media. Pero resulta que no viene solo, en su nave también viaja una criatura, el moorwen, con forma de dragón que escapa y se dedica a sembrar el pánico por esas regiones.

Como decía, se trata de una película de serie B, que por momentos, por sus planos, por algunas imágenes parece casi más un cómic en movimiento. Una imagen es muy elocuente en este sentido -y que se parece, un poco, a una de El planeta de los simios-, Cavizel sale del lago en el que se ha estrellado su nave, con su compañero fallecido. Vestido con un traje espacial similar a una armadura, descansa en la orilla.

La historia, en principio engancha, muy en la línea de Stargate, El Guerrero número 13.... donde por un lado tenemos la historia principal y por otro la contraposición entre personajes diferentes. Aquí entre un extraterrestre y un grupo de vikingos, entre los que se establece una relación que avanza de la desconfianza y acaba en camaraderia... La película peca de mostrar tópicos, como la historia de amor, pero si me llama la atención que en algunos puntos tiene un cierto toque contracorriente. Los nórdicos, cuando oyen hablar de un dragón se ríen porque para ellos no es más que superstición. También esto se da en uno de los flashbacks. Estos poseen un aire de videojuego muy fuerte, pero hay una historia, de colonización y genocidio que, ciertamente, resulta llamativa.

Otra cosa más que evidente es la relación que se podrá ver con Beowulf, de hecho es destcable como en el cine de los últimos años la presencia del mito se ha ido multiplicando. Esto no hace más que redundar en la presencia de una cantidad importante de referencias a lo largo de todo el metraje, como las ya comentadas, Stargate, El guerrero nº13, Beowulf, Mad Max 2 -con la idea del guerrero llegado del páramo y ese niño...-, incluso El señor de los anillos... algo así como Neil Marshall en Doomsday, pero con algo menos de gracia -lo que juega contra esta-.

Hablando del director, aquí es Howard McCain, que también escribe el guión junto Dirk Blackman y no lo hace mal. La historia cae en tópicos -la historia de amor...- y se ha deshaciendo según avanza -como el personaje de Sophia Miles-, cayendo en algunas trampas. De hecho, la última media hora es muy prescindible. Con todo, está filmada correctamente, incluso con algún toque gore. Lo que si me pregunto es que habría hecho alguien con una imaginería más oscura como, por ejemplo, Marcus Nispel con este mismo material.

No hay comentarios:

Publicar un comentario