martes, 6 de enero de 2009

3 días.


El pasado abril se estrenó 3 días, dirigida por F. Javier Gutiérrez -que realiza su primer largo-, que cuenta con el nombre de Antonio Banderas en la producción de la que, creo, se trata de una de las propuestas más sorprendentes del panorama cinematográfico español de la temporada que acaba de finalizar.

3 días son los que restan para el fin de la humanidad. En poco más de 80 horas un meteorito se estrellará sobre el planeta. No habrá supervivientes. A lo largo de todo el mundo se desata la histeria. Todos quieren huir, pero hay donde. No hay esperanza. En un pueblo andaluz una mujer tiembla al ver las noticias de presos fugados.

Esta es la interesantísima premisa de la película. ¿Una historia de ciencia ficción? ¿un drama desesperado? Lo que plantea es una situación extrema, cuando sabemos que todo se va a terminar ¿debemos hacer lo correcto o resignarnos a esperar el fin?
Ese es el gran mérito que ha sabido imprimirle el director-coguionista (junto Juan Velarde) a la película. El saber transmir qué implica una toma de postura, que al tiempo es la misma del protagonista (un estupendo Victor Clavijo), con lo que su evolución queda magníficamente resuelta.
La historia comienza como una típica producción hollywoodiense, con el anuncio del apocalipsis, planteando muy bien el clima de pánico colectivo, de un querer huir a cualquier sitio, sea donde sea (tremenda la escena de Dechent). Pero la verdadera historia es mucho más íntima, la del protagonista al que todo le da igual. La vida le ha tratado mal, cree que su familia a arruinado sus sueños, la chica que le gusta está embarazada -de otro- y el anuncio de la caída del meteorito no significa, en el fondo que nada vaya a empeorar. Su madre (brillantísima), a pesar de todo, le convencerá de que le acompañe a proteger a sus nietos.

Además de por el argumento y la ambientación, en la que juega un papel importante la fotografia de Miguel A. Mora, con sus tonos constrastados que constribuyen a acrecentar la atmósfera de calor y agobio, la película destaca por las interpretaciones de los actores, todos muy bien. Quizás, el que menos se luce en su papel, sea Eduard Fernández, pero me atrevería a justificarlo por el grado de abstracción que recibe su personaje a lo largo del metraje, en la medida que se le percibe como una presencia amenzante que poco a poco va cayendo sobre la vida de los protagonistas.

Lo que si se le puede achacar, por contra, es que según el tono dramático de la cinta va decayendo y aumentando el componente de de thriller esta va perdiendo la fuerza ganada en toda la parte anterior. También es posible que, de manera innecesaria, se alarge la fase en la que se presenta el personaje de Lucio (Fernández). Igualmente, tengo mis dudas sobre la "historia" de amor. Puedo entender su motivo, pero lo que me plantea dudas es si realmente esta era del todo necesaria. Aún así, con estos defectos, creo que cabría incluir de una manera destacada 3 días dentro de lo que ya se llama nueva ola del cine español.

Más:
-Blog no oficial de la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada