domingo, 11 de enero de 2009

Surveillance.


Con división de opiniones fue recibido que el jurado del pasado Festival de Stiges le otorgara el Premio a la mejor película a la cinta dirigida por Jennifer Lynch, hija de David Lynch, Surveillance.

Esta cuenta la historia de la investigación de unos crímenes en serie. Dos agentes del FBI (Julia Ormond y Bill Pullman) llegan a una pequeña comisaría, perdida en medio de la nada. Allí, tres testigos de un asesinato múltiple -un policía, una niña y una drogadicta-, cuentan sus versiones de los hechos.


Hay que llamar la atención en determinados aspectos de la historia. En cierto modo, esta película se relacionaría con cierta parte de los hechos narrados en Los extraños. Nos encontramos con unos criminales, muy "abstractos" que asesinan sin motivo. "Rompen" con la intimidad, del hogar, familiar... y asesinan.
Durante la primera hora se plantea, ante el espectador, un duelo. Entre los testigos y los investigadores; entre los propios policías y los agentes del FBI... tratan de averiguar la verdad, pero también tratan de imponer límites. Estos tendrían que ver, entre otras cosas, con la intimidad de la que hablaba, que es una de las víctimas de la película. Los asesinos atacan a una pareja, al inicio, que duerme en su casa. Los policías disfrutan acosando a personas que circulan tranquilamente por la carretera, con independencia de que sean una pareja o una familia con sus hijos. Todo es válido para ellos (como para los asesinos).
Otra cosa es que la institución familiar, así como los vínculos "tradicionales" que no salen demasiado bien parados de toda la historia. Se presenta como falsos, artificiales. De hecho, las relaciones "auténticas" parece que solo pueden venir a través del impulso destructivo. De esta manera, la familia o la autoridad... no significan nada.
Por ese lado se plantea interesante la perspectiva que ofrece la directora mediante la presencia de cámaras, de una manera de ver la realidad mediada. Cómo si el juicio de los protagonistas no fuera el real, sino una representación de lo que asumen como tal. ¿Todos los personajes? No, todos no. La niña, ofrece la clave del porqué de las cosas y de los motivos que empujan a los asesinos a actuar como lo hacen ¿azar? ¿capacidad de ver "la verdad"?

Durante hora y cuarto la película transita, relativamente bien. Gusta de jugar con malosentendidos, con la oposición entre lo que cuentan y lo que vemos que sucedió, todo planteado a la "manera Rashomon". También muestra un sentido del humor muy lynchiano, entre el surrealismo y lo absurdo, con la presencia de ideas recurrentes, como la presencia de "gemelos", mucha sangre, una sexualidad enfermiza y personajes, que siendo adultos, actúan como niños.
Todo esto son cosas, que pueden gustar o no, pero que se podían sobrellevar dentro de la línea general del argumento. Pero justo a los setenta y cinco minutos,la película empeora, prácticamente de manera fatal.

Si por un lado, los actores están bien, Pell James y Ryan Simpkins (la niña) me han gustado mucho, Bill Pullman me ha sorprendido para mal, pese a lo que he leído por ahí. Al inicio de la película parece sobreacelerado y luego según va llegando al final, creo que está aún peor.
Cierto es que Surveillance ofrece cosas interesantes, el problema es que en la última parte desaprovecha sus posibilidades. La primera, prescinde de entrar a mostrar las diferentes versiones de cada testigo, en su lugar optar por fundirlas, lo que mantiene la fluidez del relato, que pese a ello en su parte central se hace muy densa. Otro problema es que al final pretende plantear una serie de vueltas de tuerca, aparentemente sorprendentes, pero que lejos de alcanzar su objetivo no hacen más que dejarnos fríos.

3 comentarios:

  1. Me gustó Surveillance. Aunque en realidad estoy bastante de acuerdo con casi todas tus observaciones... Sin embargo yo disfruté con el viaje que nos propone la Lynch: su negro sentido del humor, la fuerza de los personajes, esa pareja de policias cafres que me resultaron de lo más divertido.
    Lo único realmente censurable de la película -para mi-, la previsibilidad del giro final. Se ve venir de muy lejos.
    Y en lo que no estoy nada de acuerdo es en el trabajo de Pullman. La verdad es que yo nunca lo he visto mejor que en Surveillance.
    No es una obra maestra, pero si un thriller diferente y recomendable.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, también tengo comentada Surveillance en mi blog. Te invito a que le eches un vistazo por si te apetece contrastar opiniones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Encantadísimo de leer tu opinión.
    En general, tengo que reconocer que me gusto, lo que pasa es que poco a poco pierde fuerza.
    Lo de Bill Pullman... es que a mi me gusto muchísimo en Carretera Perdida y la interpretación era la antítesis de esta.
    Saludos.

    ResponderEliminar