sábado, 14 de febrero de 2009

Grandes momentos de la historia del cine: Pozos de ambición.

Pozos de ambición (There will be blood, 2007) es una película que apabulla, te vacía verla por el torrente de emociones que se encierran y se liberan durante el metraje. Magníficamente dirigida por Paul Thomas Anderson y protagonizada por un increíble Daniel Day Lewis, en ella se hace presente un icono que, cierto modo, la torre de extracción de petróleo sería un símbolo, como el monolito de 2001. Una odisea del espacio. He querido traer esta relación al hilo de un momento que -más o menos, cosas de youtube- recuperamos. Los primeros diez minutos de película, practicamente en forma de cine mudo, en la que me atrevería a ver más de un paralelismo con la obra de Stanley Kubrick.

4 comentarios:

  1. No he podido visionar esta joyita, pero mucha gente me esta presionando para que lo haga, esta en los primeros lugares de mi lista "Must see". Saludos!

    ResponderEliminar
  2. No me extraña, es total y absolutamente necesario. Cuenta también con mi recomendación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Buffff... también la tengo en mi lista de pendientes, pero si has sido capaz de establecer algún paralelismo con el cine de Kubrick, creo que le daré preferencia. A ver si me animo para el próximo fin de semana...
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Bueno, puede que sea así... o quizás son desvarios mios...
    De todas maneras, cuando la veas me dirás, yo he visto unos cuantos: la música, el uso de reencuadres, cosas en algunas escenas.
    Pero ya cuando la hayas visto entro en detalles para no estropeartela.
    Saludos.

    ResponderEliminar