jueves, 26 de febrero de 2009

Viernes 13 (Friday the 13th).

Descubrí a Marcus Nispel a través de La matanza de Texas. Sin ser una maravilla si que era una película que se dejaba ver muy bien y que, además contaba con una estética oscura, muy expresionista.
Por un estilo me sucedió con su siguiente cinta, El guía del desfiladero, la historia no era nada del otro mundo, pero si que se correspondía a un cine bastante entretenido y donde, nuevamente, la estética tenia un papel fundamental.


Ahora ha estrenado "su" versión (o la de Michael Bay, que es el productor) de Viernes 13 (Friday the 13th), que no es en sí un remake. Más bien continúa la historia donde terminaba la cinta orignal de Sean S. Cunnigham, a la muerte de la madre de Jason. Tras esto, pasan unos años y un grupo de chicos terminan cerca de Cristal Lake.
En principio, la película intenta ser "algo así" lo que fue la nueva versión de La matanza de Texas que Nispel dirigió y la aproximación al mito que significó el Halloween de Rob Zombie, relecturas de los mitos, pero sin embargo, se queda en eso... en un intento.
La película comienza de manera tramposa. Acompañamos a un grupo de jóvenes en lo que es un primer principio. Luego, un poco después hay otro, que -en el fondo- no significa más que una excusa para que Jason mate más. Lo malo es que lo hace de forma muy... tradicional. No sé si es porque se trata de una película de "director", pero lo que se había visto en las películas anteriores del director aquí queda en poco o nada.
Personajes muy, muy planos con poco o ningún desarrollo, a lo que hay que unir un malo muy poco carismático. Tópicos hasta decir basta, lo único salvable... quizás, por decir algo, Aaron Yoo y Arlen Escarpeta, por el contrapunto cómico que representen. Pero no les tomen cariño. Sus personajes salen poco.

2 comentarios:

  1. La verdad, no pienso verla. ¡Ya basta de remakes absurdos!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Saludos.
    En fin la película se cuenta sola. La suerte es que hay medios alternativos que no hacen que uno sufra por pagar dinero por películas así.

    ResponderEliminar