miércoles, 18 de marzo de 2009

Cine club: Las ruinas (The ruins, 2008).

Que nadie se eche las manos a la cabeza. No he elegido comentar esta película por casualidad. Pero vamos por partes...

Hace un tiempo, en Horas de oscuridad reseñaban, muy favorablemente Las ruinas (The ruins). De hecho, la consideraban como una de las únicas películas de terror puro que se habían podido ver en cartelera durante el pasado 2008. Pese a todo, eso no me terminó de convencer para verla en su momento. Ahora, he tenido la oportunidad de verla y me he llevado una agradable sorpresa, porque sin ser excepcional, si que es interesante de ver.

La película trata sobre un grupo de turistas norteamericanos de vacaciones en Méjico. Allí conocen a otro turista, alemán, que les ofrece acompañarle en la búsqueda de su hermano en una pirámide que no aparece en ningún mapa, a la que a ido con una amiga arqueóloga. Una vez allí, comenzará la pesadilla, son atacados por los indígenas de la zona y su único refugio será lo alto de la pirámide...

El argumento, a priori, no es nada del otro mundo. Continúa la senda marcada por Turistas o Hostel: jovencitos, guapos, usamericanos y perdidos en lo que, para ellos, es algún lugar remoto del mundo (vamos, fuera de sus fronteras). Pero esta va un poco más allá.

Aún a pesar de lo exagerado que pueda sonar, el resultado final, firmado por Carter Smith (en el que adapta la novela de Scott B. Smith, también autor de Un plan sencillo), y producida por Ben Stiller, podría verse como un equivalente de lo que habría hecho un artesano del cine clásico (como un Jacques Tourner) con el mismo material.

Lo interesante del asunto, es como lo logra. Me atrevería a decir que de una manera muy inteligente. A través de la economía de medios.
He hablado de Turistas y Hostel, en ambas hay un exceso constante, a nivel visual -a través de una importante carga gore-, y narrativo -como la segunda parte de Hostel- y además, ambas se basan en leyendas urbanas y utilizan guiones "cerrados", en los que se le da explicación a todo.

Qué sucede en Las ruinas... si, partimos de ciertos tópicos. Los protagonistas son ridículamente WASP, tanto que justifican que jóvenes americanos no pueden desaparecer sin más, parecen pensandos como las víctimas adecuadas, que además no caen del todo bien. Al tiempo, dejan entrever cosas, como lo pacatos que son, o ese aire de torpe infidelidad que rodea a la pareja de protagonistas.

Luego, la acción sucede. Punto. No sabemos porqué ni cómo y no lo sabremos hasta bastante adelantado el metraje. Y mejor aún, no hay un explicación cerrada al mal -de hecho ¿existe?- que aparece en la película. Además , el mal, vamos a llamarlo así, adquiere aquí una forma muy abstracta. No responde a los parámetros habituales de un ser, persona o cosa al que le puede vencer de alguna forma. De hecho, casi carece de ella. Se trata de una maldad absoluta de la que podemos sólo imaginar su origen, pero otro de los puntos a favor de la película es que nunca cae en lo que sería el error de introducir una innecesaria explicación.

La cuestión es que, hasta cierto punto, Las ruinas no es una película de terror, al menos no al uso (o no cómo se conciben hoy en día en el cine USA?. Gran parte de su desarrollo cabría inscribirlo en el suspense o en el terror psicológico, donde la sensación de angustia, -verse aislados en lo alto de una pirámide- y la tensión de la espera son elementos fundamentales, aderezados de momentos de impacto, pero que no buscan el susto fácil.

4 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo en tu apreciación del film. Yo la vi ya hace tiempo y la verdad es que impactan las imágenes de las raíces esas enredándose en los cuerpos de los teenagers, así como la intrusión de los norteamericanos en un mundo sagrado de indígenas aterrorizados por el contenido de las ruinas. Las matanzas que perpretan os indígenas para con los chicos es realmente impactante. Y el final es muy bueno, por supuesto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Es que la película esta hecha con muy mala leche, sobre todo, por lo que vemos de los jovencitos. Que lo que dije, caen mal. Es curioso el giro, los indígenas-malos, intentan que no extiendan las plantas.
    Bueno, lo del disparo, sobre todo, me pareció genial. Tiene pocos sustos, pero los que tiene están muy acertados.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho. La considero una de las tres pelis de terror buenas del año pasado (es que tengo la teoría de que solo se estrenan 3 pelis buenas de terror al año,lo siento, esta cifra normalmente no sube), y la verdad es que tanto la historia como la atmósfera estaban muy curradas.

    Saludos!!

    P.D: Las otras dos buenas del año pasado serían "La Niebla" y "Los Extraños" :)

    ResponderEliminar
  4. Saludos Igor. Pues para mi, fue una verdadera sorpresa, porque en ella todo es muy sutil. Es decir, no se nos cuenta nada de las plantitas, pero sabemos que algo debe "raro" debe hacer detrás. Lo mismo sucede con los indígenas, poco o nada sabemos de ellos. Hasta es más lo que podemos sospechar y con todo, o por ello, la película funciona muy bien. Tiene sus sustos, pero fruto de la situación, no cae en el susto fácil o sangriento sin venir a cuento.

    Sobre tus favoritas del año pasado. Te doy la razón, lo que pasa es que con ambas me sucede lo mismo pero al contrario. Es decir, Los extraños pierde porque hacía el final flaquea un poco, el grito final... no sé, no sé. Con La niebla, me sucede por un estilo. Sé que el final en cierto modo resulta forzado, en el sentido que luego ves como caen los bichos, pero -aún así- la sensación del desesperanza que te deja es tan poderosa que compensa.
    Saludos.

    ResponderEliminar