domingo, 15 de marzo de 2009

Déjame entrar (Let the right one in).

Déjame entrar (Let the right one in), es la adaptación a la pantalla grande de la novela de John Ajvide Lindqvist que cuenta con todos los ingredientes para convertirse en una película de culto. Posee una legión, lógica por otro lado, de admiradores; una crítica rendida a sus pies, al tratarse de una de las mejores películas de la temporada pasada, y un pésimo trato por parte de los distribuidores, al menos en el caso de España, donde parece que -finalmente- se estrena el 17 de abril.

La película cuenta como un niño de doce años, Oskar, que sufre las burlas continuas por parte de sus compañeros, conoce a una extraña niña se muda al piso junto al suyo. Eli, que nunca tiene frío, va descalza y huele raro. Poco a poco se irán conociendo y descubriendo los secretos que ocultan, sobre todo Eli, que dista muchísimo de ser lo que parece.


La cinta está prodigiosamente dirigida por Tomas Alfredson y, en su conjunto, funciona perfectamente. Como un reloj, en el que los componentes están equilibrados y compensados en todos sus aspectos. Sin dejar de ser una historia de vampiros, es aparentemente atípica en sus planteamientos, pero en ellos, toma numerosos elementos propios del mito vampírico original.
Una de las cosas que más me ha impresionado, es que toda la historia esta narrada mediante la mayor de las simplicidades, desde la perspectiva de Oskar. Rehuyendo de todo exceso formal para centrárse en la narración, que nos va arrastrando emocionalmente. La historia de dos niños que se conocen y que se hacen amigos. Dos críos "especiales". Uno porque no tiene lugar en el mundo: sus padres están separados, su madre se pasa la mayoría del día trabajando y el es el centro de bromas de sus compañeros, que lo ven como un bicho raro, interesado en las noticias de crímenes que aparecen en la prensa. La otra, igualmente se encuentra fuera, porque aunque encerrada en el cuerpo de una niña, dista mucho de serlo. Con este primer paralelismotenemos el primer gran mérito de la historia. Poner en relación a dos personajes que, en condiciones normales, nunca deberían de estarlo.
La película esta construida de una manera brillante. Frente a lo que sucede en gran parte del cine contemporáneo en el que la división entre personajes secundarios y protagonistas se basa, prácticamente, en la menor elaboración y no en base a su mayor o menor presencia en pantalla; en esta se recupera un cierto estilo "clásico", en el que todos se muestran, más o menos tiempo, pero están perfectamente construidos. No hay personajes buenos o malos, ni la niña vampiro, o el grupo que acosa a Oskar, casi tan víctimas como el. Así, de entre los secundarios destacaría al "padre"-acompañante de la niña. Un grandísimo personaje, como poco, ambiguo que se presta a muchas interpretaciones y cuyo recuerdo, creo que es fundamental para el entender final.
Al hilo de esto, otro de los puntos a favor, el desenlace. Este permite, al menos, un par de interpretaciones. El más desesperanzador, en el que con el tiempo sabemos que la historia se acabará repitiendo, frente al optimista. En el que al fin, ambos han encontrado el refugio que tanto necesitaban. Lo mejor que tiene un final como este es que lo deja todo cerrado, pero al mismo tiempo nos da bastante espacio a interpretar lo que acabamos de ver.

En toda esta historia jugará un papel fundamental la relación, y la evolución de la misma, que se establece entre los personajes. Oskar, que vive con su madre separada, tiene idealizado a su padre y disfruta jugando con un cuchillo. A través de su mirada descubrimos el mundo que le rodea. Y, por su parte, Eli, un ser tan inadaptado como él. Aparentemente, una niña, que no siente frío, no va al colegio e intenta que su amigo sea capaz de enfrentarse al mundo.


Otro personaje más es la climatología. Toda la acción transcurre por parajes que parecen eternamente nevados, hermosos e inhçospitos para el ser humano, mientras que a través de los medios llegan noticias intranquilizadoras desde la cercana Rusia. La acción se desarrolla en 1982, en los suburbios de Estocolmo, mucho antes de la caída del telón de acero, lo que contribuye a crear un clima de inseguridad, ante el que la mirada de un niño se presenta como única alternativa ante un mundo de adultos que no entiende y que no le quiere entender.

Y no hay que olvidar que esta se trata de una película de terror, pero inteligentemente huye de todo lo que sea innecesariamente efectista y, lo que hay, aparece en el momento justo. Pero la cuestión es que la cinta también juega con nosotros, nos presenta un vampiro que mata por sobrevivir y por los demás, mientras que el mundo "normal", actúa de manera más egoísta y deshumanizada. Una muy buena escena en este sentido es en la que vemos la relación entre Oskar y su idealizado padre, tan muda como la que mantiene con el resto del mundo.

pd. De donde viene el título: Morrisey. Let the right one in.


5 comentarios:

  1. Ésta me la bajé cuando vi tu entrada y entre hoy y mañana la veré entera, de momento lo que he visto promete bastante. Cuando la haya visto te comento la entrada en condiciones, XD.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hombre, me alegro que te haya animado para verla. Creo que merece la pena. Es "rara" para el estandar actual, en el sentido que es muy pausada, no usa golpes de sonido, ni nada por el estilo. Pero bueno, ya me dirás.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Por fin he podido ver la película!
    La verdad es que me sorprendió bastante por su enfoque hacia el tema del "vampirismo" (creo que aquí es una cosa muy distinta), como muy bien dices, pues se intenta (y se consigue) el realismo de una situación de ese calibre, y además con unos niños (cosa bastante difícil de asimilar para un espectador medio).
    Las interpretaciones me parecen muy logradas porque transmiten naturalidad y la estética me parece muy acertada. Realmente con cuatro duros te llevan a esa época de los 80 (parece más antigua todavía).
    Estoy muy de acuerdo con el final, cerrado pero con un viso de alternancia de significados. Es cierto que parece que la historia se repetirá eternamente pero también que ha marcado en los dos el hecho de haberse encontrado y haberse llenado, por la amistad que les une.

    ResponderEliminar
  4. Hola Dante.
    Me alegro mucho de que la hayas visto y que te haya gustado. En el fondo eres un romántico, al pensar que realmente la que triunfa es la historia de amor :D Es broma. El final es magnífico y como bien dices, la recreación de la época e incluso las actuaciones de los actores. Todos y particularmente, los niños.

    Esta de más que te diga que espero leer tu crítica.
    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  5. Me parece q todos esten de acuerdo con la peli, porque realmente es muy buena lastima q no todos puedan verla y deberìamos sentirnos muy felices por haberla visto les recomiendo a todos q vean estas pelis q estan igual de buena BoxinDay y La Rabia son full..
    Saludos

    ResponderEliminar