lunes, 9 de marzo de 2009

Cine club: Los Inmortales (Highlander, 1986)

Ya me ha pasado en mas de una ocasión. Pienso en escribir algo breve sobre una peli, apenas una escena para Grandes momentos de la historia del cine y al final la cosa acaba creciendo hasta adquirir, casi, vida propia.
A veces pienso que con todo, gran parte del cine más comercial que se hace de un tiempo a esta parte no tiene "vida". Contemplamos personajes planos que pasan ante nuestros ojos haciendo, justo, lo que sabemos que van a hacer sin sorprendernos en absoluto. Eso es lo que hace que a veces, uno se fije en película de lo que se podría llamar serie B para darse cuenta que, con menos medios, se pueden contar grandes historias. Y también hace que uno eche la vista atrás extrañando cierto tipo de cine. Un ejemplo es Los inmortales (The Highlander, 1986), una película de Russell Mulcahy, que la que se cuenta la historia de una casta de hombres poseedores del don de la inmortalidad que se enfrentan desde hace tiempo en una batalla en la que, como ellos mismos dicen, "sólo pueden quedar uno" y que solo finalizaba cuando uno de los contendientes era decapitado.

Para hablar de esta película hay que pensar en los ochenta y en el momento en el que el vídeo, el viejo VHS hacía irrupción en los hogares. Películas como esta, pasaban un tanto desapercibidas en los cines, pero luego, a través de los videoclubes se convertían en éxitos.

Los Inmortales representa a un tipo de cine difícil de encontrar ya. Una película de acción con un argumento muy sólido, con personajes no sólo muy bien interpretados, sino muy sólidos. Pensemos no ya en Christopher Lambert, que jamás creo que haya estado (ni estará mejor), en Sean Connery en un rol menor (y memorable) al que tenía acostumbrado al público, o Clancy Brown, como el no menos icónico malo de la función, el Kurgan.


Aparte de todo eso, el otro mérito de la película se encuentra en la historia. Pese a que aparentemente no lo parece, es sencilla, fácil de ver y muy disfrutable y, como decía, considerando al espectador como -mínimamente- inteligente, en la que se mezcla el elemento fantástico, el noir y algo de romance. Y el conjunto funcionaba, con su estética oscura, unos efectos especiales mínimos, una potente y resultona música de Queen...


La historia comienza en el Nueva York de la época, una multitud presencia un combate de lucha libre, entregándose enfervorecida ante cada golpe, entre ella un joven parece al margen del mundo. Pronto un flashback nos traslada a las tierras escocesas del siglo XVI en la que nos encontramos con este joven.
A partir de entonces disfrutaremos, conociendo su vida y la de otros como él, viendo como el paso del tiempo le ha convertido en un individuo triste y casi al margen de la sociedad, que se dedica al negocio de las antigüedades, y también presenciaremos como se encuentran envueltos en una lucha desde milenios, con un único final posible...

La lástima, como las sucesivas secuelas, serie de TV, etc, fueron desvirtuando el espíritu original, sobreexplotandolo, hasta quedar reducido casi a la nada.

4 comentarios:

  1. Estoy muy de acuerdo contigo en lo de la elaboración de personajes redondos que evoucionan y al propagación de personajes y protagonistas planos que tanto abundan en el cine actual y contemporáneo.
    "Los inmortales" forma parte de esa intención de crear personajes complejos que intentan adaptarse a nuevos tiempos -por su condición de inmortales- y por el gran reto de deshacer la saga que los une, lo que produce que siempre vivan en una constante tensión.
    Muy buena referencia, ineludible para cualquier amante del cine.
    De las sagas que se hiceron mejor ni hablar, jejeje.

    ResponderEliminar
  2. La revisé hace no mucho, no está nada mal pero mejor no analizar las secuelas, porque la gracia de esta primera es el concepto de "solo puede quedar uno" y esas reglas de juego que nadie sabe quien ha puesto ni para que. Cuando en la segunda intentan meter una trama alienígena como origen del asunto, arruinan todo el concepto.
    Saludos y a seguir con estos fenomenales artículos!

    ResponderEliminar
  3. Estoy prácticamente de acuerdo en todo. Para mí es una película de culto. Lo mejor de Lambert sin duda, y la banda sonora de Queen ya es historia. Esta película es de las que me hacen vibrar. Las secuelas como si no existieran.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Saludos a todos, perdón por el retraso en contestar, pero el trabajo me ha tenido liado estos días...

    -Dante: las sagas... en fin, lograron que, al final, los méritos de la primera parte pasaran un poco por alto. Pero la película original es magnífica en su planteamiento y en su realización.

    Dr. Quatermass: casi lo mismo, ojala sólo hubiera quedado una de las películas. La primera.
    Por otra parte, muchas gracias y felcidades a ti, por tu magnífico y recomendable blog.

    Ramon: La pena es que parece, ahora, que cuesta tanto encontrar películas por el estilo.

    Saludos a todos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar