lunes, 2 de marzo de 2009

Mal ejemplo (Role model).

En más de una ocasión me he referido a lo que se podría llamar "generación Apatow". Bajo esta denominación se agrupan una serie de actores, guionistas y directores que dentro del género cómico tocan de manera constante una serie de temas comunes. Casi diría un gran tema, el de la aceptación (o no) del estado adulto. De manera general, todas estas películas cuenta con protagonistas que ya superada la treintena siguen actuando como adolescentes, no sólo por sus gustos -que muchas veces son un recurso para seguir sintiéndose jóvenes- sino porque son incapaces de aceptar que, inevitablemente, el tiempo pasa y eso implica una serie de cosas. Esto es lo que tienen en común películas como Lío embarazoso, Virgen a los cuarenta o la reciente Mal ejemplo (Role Model).


En Mal ejemplo encontramos a Danny (Paul Rudd) y Wheeler (Seann William Scott). El primero es un ser amargado, con treinta y cinco años no ve salida a su vida, mientras que el otro escucha a Kiss y se comporta como un adolescente. Ambos trabajan presentando una bebida energética por institutos, hasta que un día todo se tuerce. Su vida da un giro y terminan condenados a cumplir ciento cincuenta horas de trabajo comunitario, como tutores de dos niños. Un conflictivo niño negro y otro que vive encerrado en su propio mundo.

Gran parte de la fuerza de la película se encuentra en sus actores. Todos están muy bien. Particularmente siento debilidad por Paul Rudd, por el contraste entre su perenne cara de niño bueno y el papel que interpreta, bastante amargado y totalmente antisocial. También esta muy bien Seann William Scott, pero su rol es -para él- más habitual.
Los dos representan un tipo social muy característico. Jóvenes que viven descontentos de lo que se ha convertido su vida. Tardoadolescentes que no han encontrado su lugar en el mundo. Que han crecido sin referentes que les ayuden a enfrentarse a la realidad.
Por otra parte están los crios: Christopher Mintz-Plasse (McLovin en Supersalidos), tímido, introvertido y amargado por su familia y Bobb'e J. Thompson, mal hablado y obsesionado con el sexo.

Igualmente, destacaría el guión escrito por el director David Wain y por el propio Rudd. En él se establecen una serie de paralelismos entre los personajes adultos y los menores que tutelan. En cierto modo es como si cada uno cuidara de una versión de si mismo en la niñez.
Pero, al tiempo, el libreto es donde se encuentra el punto más flojo de la película. Si bien está salpicado de algunos gags muy divertidos, peca de cierta moralidad. Mejor dicho, hay un punto, casi a tres cuartos de película en la que hay una vena moralista que sin ser mala, rebaja un poco el tono general de la película.

5 comentarios:

  1. Jajaja me encanta esa reflexión que haces sobre el género y los artistas que participan siempre en el tipo de pelis de treintañeros aparentemente fracasados que se niegan a hacer otra cosa que no sea el teenager. Los títulos son muy ilustrativos, jejej, y lo peor es que hay como miles así.
    Yo creo que todo esto empezó más o menos con la generación que vio "Clerks" y han perpetuado el estereotipo de esa magnífica película. Jóvenes que ya no lo son tanto y se niegan a avanzar más allá de sus vidas (tal vez no es necesario).
    No he visto la película que propones y eso que la vi anunciada, la tendré en cuenta.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, acabo de ver esta película y tiene la rara virtud de entretener y hacer pasar un buen rato sin más ambiciones. Es consciente de hasta donde pueden rizar el rizo sin pasar el umbral de lo ridículo (algo que por ejemplo "Superfumados" no sabe hacer). Eso y un buen guión. Haré pronto el review en The Quatermass Experiment

    ResponderEliminar
  3. Saludos a todos...
    Dante... no lo había pensado, pero si, tienes razón en que es más que probable que todo haya comenzado con "Clerks".
    La película sin ser una maravilla se deja ver, lo único va un poco en la línea de lo que dices, quien sabe si evolucionar -como se plantea en estas películas- es necesario. Eso es lo que le pesa a casi todas, a esta, a Lío embarazoso... que terminan, o intentan ser, una especie de fábula moral.

    Doctor... muchas gracias. Eso es, lo mejor que tiene, entretiene y no está mal. Pero ojo, eso -hoy en día, no es poco. Estaré esperando esa reseña.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, Tomas, te he dejado un premio en mi blog. En cuanto puedas te pasas.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Muchísmas gracias, compañero :D

    ResponderEliminar