jueves, 9 de abril de 2009

A ciegas (Blindness).


Las adaptaciones de libros a la pantalla grande son siempre difíciles. En unos casos, el original se presta más que en otros, pero la complejidad de traducir las palabras en imágenes, colmar las expectativas de lectores y hacer una obra accesible a los no lectores es una labor ardua.
Fernando Meirelles se ha atrevido a adaptar la novela de José Saramago, Ensayo sobre la ceguera. En ella se narra como una epidemia de ceguera va consumiendo a la sociedad. Primero los afectados son recluidos en un sanatorio, pero la "enfermedad" se revelará como imparable, salvo para una mujer. La esposa de un oftalmólogo, que será la única persona dotada de vista.

A ciegas (Blindness), está realizada por el autor de Ciudad de Dios y El jardinero fiel, y se podría decir que está bien realizada, pero mal hecha. A través de la metáfora de la ceguera se quieren abarcar muchas cosas, quizás demasiadas, criticar -más o menos veladamente- diversos aspectos de nuestra sociedad, así como mostrar la fragilidad de lo que llamamos civilización. Pero en el fondo, emplea casi dos horas, primero, en decir que el ser humano es malo -como decía Hobbes- y capaz de todo en circunstancias extremas y luego, lo contrario, a convencernos de que en el fondo, cuando todo va mal, aun queda espacio para algún atisbo de esperanza.

Esto ya de por si, es una de las cuestiones discutibles que, a nivel de argumento, presenta el largometraje. Se pretende contar tanto, que es demasiado y según avanza pierde fuerza. Esto es patente en el último tercio de película, que si bien comienza muy bien, decae muchísimo.

La trama está muy bien estructurada, tenemos tres actos que presentan 1)los primeros casos; 2)la reclusión, forzada, de los afectados y 3)la huida del centro. Pese a ello, el resto no está tan bien organizado. Se apunta a cosas que no se ven culminadas, aparecen personajes que realmente... no importan y que frenan la narración, como el ladrón. Esto a su vez, llama más la atención cuando otros que si son más interesantes, como el hombre del parche (Danny Glover) o la mujer de las gafas de sol (Alicia Braga), pero se quedan en muy poco.

Luego, otra cosa que no me ha terminado de convencer es cierto maniqueísmo, en los personajes y en su manera de actuar. Gael García Bernal, me parece que está bien, pero que su personaje queda reducido a un esbozo. Necesario para justificar parte de la trama, pero un tanto caricaturesco. Hace falta un malo y es él, como es necesario mostrar a los soldados que custodían el sanatorio donde los protagonistas son internados, casi como presencias inhumanas. De hecho, esta relativa falta de verismo en la manera de actuar de los personajes me parece que es otra de los aspectos perjudiciales, porque a su vez produce algunas situaciones que parecen construidas para provocar en nosotros una reacción determinada, no para que entendamos mejor lo que vemos.

Aunque no todo es malo. A ciegas cuenta con un buen reparto, con una magnífica Juliane Moore, Mark Ruffalo también me ha gustado mucho y en general todo el reparto, pero me ha dejado una sensación de estar desaprovechados.
Por otra parte la ambientación está muy lograda. La acción sucede en una urbe moderna, como en la que podemos vivir cualquiera de nosotros, pero que carece de rasgos identificativos y podemos presenciar su proceso degenerativo, hasta casi ser el escenario de El señor de las moscas.
Y por último la fotografía, que si juega un papel muy importante, porque logra transmitir una sensación de irrealidad total, con la abundancia de tonos blanquecinos que busca reproducir los efectos de la extraña ceguera.

2 comentarios:

  1. Yo leí el libro hace años y he de decir que lo sigue a rajatabla. El problema es que para cuando estaban por el minuto 70 yo ya pensaba: "Madre mía pero si falta la mitad del libro todavía por contar. Espero que no lo hagan". Y lo hicieron. Se dilata demasiado la acción con la cárcel para ciegos, demasiado.
    Aunque hay que reconocer que el film tiene un planteamiento que ya era hora que se expresara en este arte, aparte del literario.

    ResponderEliminar
  2. La idea esta bien, de todas maneras a mi el tono no me terminó de convencer. De todas maneras, si te digo que quizás se mete mucho en lo del hospital. De hecho, yo pensaba que ese era el meollo de la historia y luego todo se resuelve muy rápido.

    Saludos, Dante.

    ResponderEliminar