lunes, 27 de abril de 2009

Grandes momentos de la historia del cine: Cuando el destino nos alcance (1973).

Ahora que estamos en crisis he querido recuperar una escena de una película, que parece adelantar lo que está por venir... al menos si las cosas siguen como están. Cuando el destino nos alcance (Soylent green), nos presenta un mundo roto, en el que escasean todos los productos y donde el calentamiento global azota sin piedad a la población... sí, hablo de una película... al menos por ahora.

La escena que hoy tenemos aquí son sus títulos de crédito. Si a muchos nos sorprendieron los de Watchmen y como recorrían unos cincuenta años de una historia distópica del mundo, en el larmetraje dirigido por Richard Fleischer recorremos el siglo XX a lo largo de sus avances tecnológicos, hasta llegar a su fin (y consecuencia), un año 2022 que no parece tan lejano...

7 comentarios:

  1. Que gran película, como maneja el ritmo narrativo mientras Heston va destapando la terrible realidad que se está cociendo.... sin duda una de las mejores de la sci-fi de los años 70.

    Saludos que me voy a comer unas galletas Soylent.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muchas gracias Dr. Quatermass. A mi me parece una película magnífica, a recuperar y que está de total actualidad.

    De las galletas... jejeje, ¿qué puedo decir? A mi salud, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. La película me encanta (forma parte de esa particular trilogía fantástica de Heston, junto a El Último Hombre Vivo y El Planeta de los Simios), pero no recordaba sus titulos de crédito

    ResponderEliminar
  4. Buenísima primera escena de un film inolvidable.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos :D

    Joan. Yo siempre me maravillaré, para mal, de como ese Heston que hacía películas bastante... creo que se podría decir, comprometidas en los últimos sesenta, setenta... luego acabara defendiendo el derecho a tener armas. Evidentemente, las elecciones de los papeles muchas veces no dicen nada, pero solo hay que repasar lo que fueron una serie de papeles en años muy cercanos para creer que era mera casualidad.

    Ygor. Gran película y más grande en ella ese Edward G. Robinson en sus días finales.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este film porque sustenta la imaginería y dureza de un tipo de cine distópico que aún ho se perpetúa. Las galletas y las cámaras para morir son un buen ejemplo de lo que uno siempre recuerda de "Soylent green".

    ResponderEliminar
  7. Saludos Dante.
    Pues si, además es una película que como decia, a día de hoy, esta de total actualidad.
    Yo, la descargé porque la vi en su momento, pero ahora no tenía un gran recuerdo. Pero nada más ver las imágenes de un mundo contaminado, de largos inviernos, etc... pues pensé en que, en el fondo, quizás no estamos tan lejos.

    ResponderEliminar