miércoles, 5 de agosto de 2009

Arrástrame al infierno (Drag me to hell).

Yo soy uno de los que piensa que la originalidad de Sam Raimi se echó a perder en el mismo momento en el que comenzó a contar con grandes presupuestos para sus películas. Quizás tras Un plan sencillo se terminó la mejor etapa del director, porque si bien ha conocido el éxito de cara a las taquillas, artísticamente la cosa ha dejado bastante que desear.

Ahora, con el estreno de Arrástrame al infierno (Drag me to hell) muchos han querido ver un retorno del director de Michigan a sus orígenes, a un cine en el que se unían a partes iguales, terror, gore y comedia.
En Arrástrame al infierno nos encontramos con Christine Brown quien trabaja en una agencia hipotecaria. Tiene un novio, cuya madre la desprecia por ser de pueblo. Ansía un ascenso, pero su jefe la acusa de tener poco carácter. Un día se presenta una anciana gitana (genial Lorna Raver) que busca una ampliación del tiempo de pago de su crédito. Ese será el momento en que la protagonista querrá demostrar que puede cambiar, que puede ser dura. Y también será el del inicio de todos su problemas.

Es innegable que esta nueva película de Raimi tiene mucho que ver con otras de sus cintas, me atrevería a decir que comparte más de un punto en común con la serie Evil Dead, el tono cómico, guiños (la cabaña del bosque, las alucinaciones...) e influencias (el cine de serie B, el slapstick...) y, también en el protagonista. Christine es una perdedora (muy bien interpretada por Alison Lohman), por momentos casi tan patética como el Ash que interpretaba Bruce Campbell. Pero eso lleva al problema principal que le encuentro a la película. A diferencia de lo que hacía en su primera etapa, en esta historia Raimi ha optado por un tono "serio" para contar la historia. Cuenta con algunos momentos memorables, sobre todo uno en el interior de un coche y otro casi sacado de un cartoon, pero la cuestión es que el tono general de la historia es el de la seriedad y quizás, por eso, la película flojea. O, al menos, que lo haga ante lo que podría haber dado de si de haber contado con un tono más.... "bruto", más de comedia...

Lo que si es cierto es que se encuentra por encima de lo que ha sido el cine de terror destinado al gran público de esta temporada, por un lado por su tono políticamente incorrecto (el funeral) y por otro por la reflexión moral que encierra el guión -de Sam e Iván Raimi-, referida a la deshumanización a la que nos obliga (o a la que nos podemos sentir abocados) la cultura del éxito en la que vivimos. Pero, aún así, se trata de una película un tanto desigual, que cuenta con muy buenos momentos, pero que se cierra de una manera no sólo muy traída de los pelos, sino que se ve venir que intenta dar una versión determinista y moral de la vida.

4 comentarios:

  1. Quizá la película de Raimi que ha tenido mejor combinación de terror y comedia con mayor tendencia a la comedia, ha sido El ejército de las tinieblas. Esa peli me pareció muy divertida.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Yo vi esta peli con unos amigos este fin de semana pasado y la verdad reímos en bastantes escenas por la mezcla de seriedad, asquerosidad y sustos. Aunque sí que es cierto que la peli entretiene pero se le va la pinza a Raimi hacia el final, con escenas cutres y disparatadas. Por lo menos pensaba que iba a ser bastante peor. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Me decepcionó bastante este film. No puede ser más tópico y típico y más vacío de contenido y frescura. No esperaba tan poco de Raimi. Creo sinceramente que se podía haber esmerado un poco solamente para crear un producto original y fresco.

    ResponderEliminar
  4. Saludos a todos y perdón por la tardanza en contestar...

    -Ramón Ramos... coincido contigo. El ejército de las tinieblas, es una de las películas más redondas del director. Y en este caso, es una de mis predilectas.

    -elprimerhombre, a priori parecía que iba a ser peor. Además el trailer tampoco hacía presagiar nada bueno. En el fondo, está bien para pasar el rato, pero podría haber dado para más.

    -Dante. Yo... esperaba mucho menos. Para mí el peor defecto, lo que comento se queda a medio camino entre el cine de terror y la comedia, cuando debería haber optado por lo segundo.

    ResponderEliminar