jueves, 16 de julio de 2009

Entrevista a Roberto Benigni.

El italiano Roberto Benigni tuvo su momento de fama (un poco más de quince minutos) a mediados de los noventa, con el triunfo de público y crítica de La vida es bella, a lo que hubo que sumar su arrolladora personalida como demostró en la ceremonia de los Oscar´s de 1999, en la que consiguió el galardón en las categorías de mejor actor, película extranjera y banda sonora original.
Luego, sin embargo su carrera no resultó igual. Su adaptación de Pinocchio pasó con más pena que gloria y la siguiente película suya estrenada en España -El tigre y la nieve-, si bien corrió mejor suerte, tampoco igualó éxitos anteriores.

Recientemente estuvo en España con el espectáculo Tutto Dante, en el que recitaba los versos del V canto de la Divina Comedia.

Por ello el periódico El País le dedicó una entrevista (aquí el enlace con la original) que reproduzco a continuación...

"Berlusconi es el 'clown' más grande"
JOSEBA ELOLA
La abuela de Benigni caminaba por las calles de Misericordia, el pueblo de la Toscana en que nació el cómico italiano hace 57 años, con una pistola en un bolsillo y la Divina comedia en el otro. De modo que Dante Alighieri, Il sumo poeta, y su obra magna estuvieron presentes en la vida del cineasta y cómico italiano desde su más tierna infancia. Roberto Benigni se presenta el martes (y durante tres noches) en Madrid con el espectáculo, Tutto Dante. Un monólogo en el que el director y protagonista del filme La vida es bella, bufón genial, heredero de la tradición de Dario Fo, recita versos del V Canto del Infierno de la Divina Comedia -subtitulados- y los aliña con chistes (en italiano) sobre temas de actualidad.
"¡Estoy muy contento de hablar con el periódico que ha publicado las fotos de mi primer ministro. ¡Já! ¡Les voy a mandar a ustedes mis fotos privadas también!", exclama, eufórico, entre risas, para dar comienzo a esta entrevista telefónica que realiza desde su casa de campo cerca de Cesena. "Conozco a todas las chicas de Villa Certosa, estuve allí con Silvio Berlusconi. ¡Menos mal que no han seguido publicando fotos, hubieran acabado saliendo las mías!". Por momentos parece que el histrión fuera capaz de desafiar las leyes de la física para aparecerse entre las rendijas del auricular telefónico.

Pregunta. La verdad es que Berlusconi es un buen personaje para una película, ¿no?
Respuesta. ¡Oh, Dios, es perfecto! Es el más grande, es el mayor clown. Yo he tenido que ponerme a recitar la Divina comedia porque no puedo competir con él, es el más grande, ¡el más grande! Con Berlusconi tengo mucha suerte: basta con repetir lo que dice para tener un espectáculo redondo.

P. Usted lleva años recitando a Dante, pero, ¿recuerda la primera vez que leyó sus versos?
R. ¡Claro! Era pequeño, tenía unos 12 años. Mi madre me decía: "Tienes que aprenderte los versos de Dante de memoria". ¡Para mí, Dante era Dios! Mi abuelo y mi abuela conocían sus versos, los recitaban en casa. Mi abuela era una mujer revolucionaria, andaba por la calle con una pistola en un bolsillo y la Divina comedia en el otro.

P. ¿Una pistola?
R. Eran tiempos peligrosos, estaba sola, mi abuelo estaba en la guerra. Fue una mujer legendaria en la familia. Dante es el poeta. Y la Divina comedia, una enciclopedia. Al principio no entendía nada, y tenía que repetir los versos en voz alta, como si fueran música. La Divina comedia es música clásica y moderna, una mezcla de Beethoven y Jimi Hendrix... [crescendo a lo Benigni]. ¡Como los Bee Gees y Bach, juntos! ¡Como Puccini y Duke Ellington!

P. Poco después de rodar con Fellini La voce della luna, en 1989, dijo usted: "La improvisación es una ciencia exacta, como las matemáticas" ¿Improvisa en este espectáculo? ¿Cuál es el axioma de esa ciencia exacta?
R. Necesito por lo menos un mes para preparar una buena improvisación. No se puede improvisar, si improvisas puedes volar alto, pero puedes estrellarte; hay que preparar las improvisaciones, ése es el oxímoron, la contradicción... En el escenario dejo siempre puertas abiertas, y cualquier cosa que ocurra en ese momento o que haya ocurrido el día anterior me vale. ¡Cómo voy a dejar fuera a Berlusconi, da noticias cada dos horas!

P. La inocencia define en gran medida la esencia de los personajes que interpreta, desde el Guido de La vida es bella al poeta de El tigre y la nieve, o incluso el italiano de Bajo el peso de la ley, de Jim Jarmush. ¿Consigue usted mantener una cierta inocencia?
R. No sé si logro mantener mi inocencia. Yo creo en los milagros, la vida es un milagro, y mantengo el estupor, el estupor es el principio del arte. Cuando eres inocente puedes decir lo que quieras, como un niño, puedes volar.

2 comentarios:

  1. Genial, casi diría más el personaje o la persona que el actor o director.
    Saludos

    ResponderEliminar