domingo, 12 de julio de 2009

Videos empantallados: Entrevista a Mathew Fox.

Soy un gran (otro más) seguidor de Lost. Personalmente no soy "muy de Jack" -me tiran más Locke y Sawyer-, pero aprovechando que hace poco estuvo en España Mathew Fox me gustaría aprovechar para colgar la entrevista que en El hormiguero le hicieron.
En su momento, me gustaba mucho Pablo Motos, cuando le oía en la radio. Mientras que su labor televisiva, y más como entrevistador, me parece más que dudosa. Como muestra estos vídeos, en los que por un lado se ve a un Mathew Fox bastante "incómodo" en algunos momentos y por otro, el presentador -creo- no sabe como reconducir la entrevista.
(Perdón por la publicidad...)



4 comentarios:

  1. Me repatea que los del hormiguero desaprovechen convidados tan interesantes con preguntas, pruebas y sandeces más propias de un niño de primaria (no de un periodista). Michael C. Hall, nuestro Dexter, no pudo esconder su cara de extrañeza y por algunos coloquios lo tacharon de soso. En fin... pobre Matthew, que para algunos ya es como de la familia. ¡Qué verguenza de país! Motos: egocentrismo y mucho morro.

    Saludos!

    http://cachecine.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Pues si Xavier. Ojo, por lo que he leído Fox ya tiene un caracter... difícil, pero si encima llevas las cosas a ciertos extremos, ¿pues qué esperar?
    A mi, personalmente, lo que me parece es que Motos y su equipo o quieren hacer las cosas de una forma "informal", sin contar con la parte que recibe sus bromas... o que tiene cierto ansia de protagonismo. Lo que si es triste es que cuando casi no hay programas de entrevistas, los que hay se pierden así.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es humillante PAblo Motos, esa egolatría hace que no hace falta entrevistar a nadie, se lo hace a sí mismo. Un egomaníaco sin fondo alguno. Aún no entiendo el éxito que tiene.
    Tenía que desahogarme.
    Estoy contigo en que "Lost" es lo mejor que ha podido parir el cine y el mundo de las series.

    ResponderEliminar
  4. Lo del éxito... no sé... ¿ignorancia popularizada? ¿poco nivel de crítica? Lo que si es cierto es que como entrevistador deja mucho que desear. Porque, cuando en el fondo lo que queremos todos es oír al famoso de turno (en su dimensión más... humana), aquí se le mete en unas situaciones no sólo delirantes, sino que además no son interesantes y muy pocas veces graciosas (salvo cuando cuenta con la complicidad del invitado) y, otra cosa, no se si el no ve la incomodidad que estas producen en los invitados, pero yo creo que -en ocasiones- esta es evidente.
    Saludos.

    ResponderEliminar