miércoles, 12 de agosto de 2009

Nueva York para principiantes (How to Lose Friends & Alienate People).

Conocí a Simon Pegg con la maravillosa Zombies Party (Shaun of the dead). La suya era ya una cara conocida en la televisión británica que dio entonces el salto a Hollywood. Allí ha aparecido en un par de producciones grandes (Star Trek y Misión Imposible 3) y otras tantas comedias románticas, como la que ahora nos ocupa: Nueva York para principiantes (How to Lose Friends & Alienate People). En ellas ha creado su "marca", su personaje. Un perdedor simpático que al final logra encontrar su camino.

Más o menos esta es la historia de Nuea York para principiantes. Pegg es el editor de una revista que intenta criticar el mundo del famoseo. Intentando colarse en una fiesta, su cara aparece en primera plana de los periódicos. Es contratado entonces por el director de una prestigiosa revista de sociedad en los USA y en ese momento es cuando descubre lo que significa trabajar en una publicación que dicta la norma.

Al ver esta película, la referencia que he tenido constantemente en mente era Woody Allen. En cierto modo la historia dirigida por Robert B. Weide, adaptando la novela de Toby Young, tienen una serie de puntos en común con las obras del director neoyorkino. Eso sí, pero desde una lectura fácil, casi de serie B. Pero los elementos, están. La fascinación por Nueva York, la actriz convertida en una figura idealizada (Megan Fox), la visión del mundo del famoseo.
Evidentemente, no hablamos de Allen, es una historia más pequeña, mucho más simple que, si destaca por algo -creo- es por sus actores. No solo por Pegg, Jeff Bridges que sale poco y podría haber dado más juego está muy bien, o Danny Houston, como la parte femenina, Megan Fox -simpático su "guiño" a La Dolce Vita-, Kirsten Dust y Gilliam Anderson.

Pero su tono es muy menor y aunque tiene unos cuantos momentos que están muy bien (atención al perro), no deja de ser un pasatiempo. Bastante resultón, eso sí, divertido y entretenido.

5 comentarios:

  1. Me entretuvo bastante esta película, además que tiene algunos puntos donde te ríes a carcajada llena, como el momento donde el prota lleva a Kirsten Dunst borracha a su piso y viene su padre, ¡tremendo! jejejej.
    Me he quedado a cuadros con el título original, ¡vaya pedazo de traducción se han marcado los de márketing!

    ResponderEliminar
  2. Creo que hay bastantes homenajes a Fellini, comentarios, música de Rota, etc. No se si es suficiente para convencerme a verla, pero no pinta mal para una tarde aburrida.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Saludos.

    Dante... tienes razón. Es entretenida, no intenta ir más allá y está bien. Además de tener a Kirsten Dunst, que me gusta mucho.
    Eso me llega a responder al Dr. Quatermass... no sé si como para ir al cine. Pero en casa se puede ver muy bien...

    ResponderEliminar
  4. Simon peg sostiene al película ,esta gracioso como en sus anteriores pelis, lástima que no actue también su compañero en las otras.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo. Por Pegg se hace visible, no recuerdo su nombre, pero tienes razón. Tanto en Shaun of the Dead como en Arma Fatal, forman una pareja cómica de lo más interesante.

    Saludos y gracias por comentar.

    ResponderEliminar