lunes, 24 de agosto de 2009

Sexdrive.

Uno de los géneros más castigados por la falta de originalidad del cine que nos llega desde los Estados Unidos es, junto el terror, la comedia. Existen una serie de fórmulas bastante trilladas que perduran con pequeñas modificaciones, más o menos graciosas.
Sexdrive es una (otra) muestra de ello. Es la historia del viaje de un grupo de amigos, al encuentro de la chica con la que uno de ellos chatea.

La película, como decía, no es para nada innovadora. De hecho presenta algunos gags que si no vistos, si que se intuyen fácilmente. Todo muy basado en los malosentendidos sexuales y en situaciones llevadas hasta el extremo (como la muerte del gato)... a veces demasiado.
Lo más destacable... la simpatía del reparto, del trío protagonista Josh Zuckerman, Clark Duke y Amanda Crew, que no se limita a hacer de chica florero. Aunque no sería justo dejar fuera a James Mardsen que está bastante gracioso. De hecho diría que los dos últimos son los que sostienen la película.
En líneas generales, siendo entretenida, no ofrece nada nuevo. Más aún, termina por incurrir en el mismo defecto que otras películas del género, como la moralina que se quiere meter al final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario