miércoles, 30 de septiembre de 2009

Gamer.

Vamos a ponernos en situación...
Cojamos a prota de 300, poniendo cara de espartano. Lo juntamos con Dexter, "regalando" algunos de los momentos más inclasificables que se han podido ver en la pantalla ultimamente -como verle cantar, y bailar, el I got you under my skin. A todo eso le damos un aire donde se mezclen Perseguido, Matrix, Los Sims y alguna que otra cosa que se me pueda escapar y lo que obtendremos es una película digna de un nuevo género, algo así como "Si, la he visto (...me he atrevido)". En esta podría encajar perfectamente Gamer.

El futuro próximo. Un joven magnate de los videojuegos ha creado la experiencia definitiva, en la que los jugadores no solo asumen un rol, sino que son capaces de controlar a seres humanos "de verdad". Uno de ellos, es un presidiario que intenta recuperar su libertad (y a su familia) en la versión más salvaje del juego.

Poco puedo decir de la película. Parte de una idea, cuando menos, curiosa. Eso de entrar en el cuerpo de otra persona y controlarlo no deja de ser llamativo. Además de que podría llevar a una serie de cuestiones curiosas sobre el yo y nuestra manera de actuar... pero que nadie se engañe. Eso no se va a ver en la película. Tras un inicio regular, aunque de un montaje -para mi- demasiado agitado, a los tres cuartos de hora la historia se agota. En el momento que termina la acción. Esta es lo más logrado que tiene, fundamentalmente porque es bastante sangrienta -o al menos en lo que suele ser para el cine taquillero- y es un aliciente.

¿Aparte de eso? Diría que nada, la historia deja caer cosas. No diría que cuenta, porque realmente no cuenta nada. Las cosas pasan, pero tampoco tenemos una gran explicación. Aunque cuando la tenemos, como al conocer la motivación del personaje de Michael C. Hall, la verdad que sería mejor ignorarla...

2 comentarios:

  1. La única idea original es la de aplicar el juego de "Los Sims" en personas reales, del resto, como dices, es un corta y pega abrumador. Hay que añadir que los presos intentándose matar en una isla o paraje remoto está sacado seguramente de "Battle Royale" o de la versión norteamericana que no se atrevieron a citar que se copiaban de la japonesa (creo que se llamaba "Condenados").
    La película es mala y harto previsible a partir del poco minutaje que te dan al inicio.
    Se nota que no se esmeran en escribir guiones o los productores buscan el dinero fácil.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues así es... y lo dicho, sólo me pareció interesante mientras había tiros y combate de por medio. Luego, nada de nada.
    Sobre lo que comentas, era algo así, Condenados o la Isla de los condenados... en comparación, no se que decirte. Aquella, desde el minutos uno sabias de lo que iba, ademas de que salio directamente, si no me equivoco, para el mercado del dvd. Pero esta.... uf

    ResponderEliminar