lunes, 12 de octubre de 2009

Año uno (Year one).

Como dije hace poco... Si, la he visto (...me he atrevido).

Año uno es la historia de dos cavernícolas que expulsados de su tribu, por comer el fruto del árbol del bien y del mal, comienzan un viaje en el que se encontraran con personajes bíblicos como Caín y Abel, para terminar en Sodoma.

A aquellos a los que les guste especialmente Jack Black la película y todo su catálogo de muecas, gestos y demás, les encantará. Yo, no me encuentro entre ellos, eché de menos un poco más de presencia de Michael Cera, que si me parece está muy bien. También me gustaron los secundarios, sobre todo Oliver Plat y Vinnie Jones.

Pese a que me parece que dista mucho de ser una comedia redonda -para mi, por la cantidad de tiempo que la cámara se fija en Black- si que hubo algo que me sorprendió. Una reflexión muy curiosa acerca de la existencia de Dios. Si, en una película del Hollywood actual, dirigida por Harold Ramis. Pero que nadie se alarme, no deja de ser una comedia y bastante facilona...

2 comentarios:

  1. Ja ja ja, la verdad, a nosotros nos pasó lo mismo, ibamos con cierto miedo, y al final, ya sea por insistencia o por la cantidad de bromas chorras (sobretodo de caracter escatológico o sexual), acabamos riendo y considerandola, una buena opción para pasar el rato sin demasiadas pretensiones ni virguerías.

    ResponderEliminar
  2. Saludos y gracias por el comentario.

    Tiene sus cosas, a mi no me gusta Jack Black, pero bueno, se deja ver, tiene algunos gags graciosos, pero es eso para pasar el rato.

    ResponderEliminar