viernes, 28 de agosto de 2009

Preview: Inception.

Aunque para muchos ya está más asociado, al menos para el gran público, al personaje de Batman, la carrera de Christopher Nolan despejó con un puzzle llamado Memento. En él, un personaje intentaba vengarse de la muerte de su esposa, con la particularidad de que era incapaz de conservar sus propios recuerdos más allá de unos breves momentos. También realizó Insomnia, en la que la falta de sueño producia (o era el origen) de los males de un detective.

La complejidad de la mente humana es un tema, igualmente presente en sus películas dedicadas al hombre murciélago, pero sin recurrir a complicadas estructuras formales... que si parece haber empleado en su próximo film: Inception, un thriller -a estrenar en España el 3 de septiembre, el 16 de julio en los USA, de 2010-, que al parecer gira en torno a los recobecos de la mente y la percepción de la realidad. Y cuenta con un reparto donde destacan Joseph Gordon-Levitt, Leonardo DiCaprio, Ellen Page, Marion Cotillard, Cillian Murphy, Michael Caine, Tom Berenger o Lukas Haas.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Videos empantallados: Sabotage.

Aparte de por su música, algo que ha distinguido siempre a los neoyorquinos Beastie Boys es la calidad de sus vídeos. No en vano, su nombre se ha asociado en ocasiones con el de Spike Jonze. Una de esas colaboraciones dio como fruto el videoclip de su tema Sabotage (1994).

lunes, 24 de agosto de 2009

Sexdrive.

Uno de los géneros más castigados por la falta de originalidad del cine que nos llega desde los Estados Unidos es, junto el terror, la comedia. Existen una serie de fórmulas bastante trilladas que perduran con pequeñas modificaciones, más o menos graciosas.
Sexdrive es una (otra) muestra de ello. Es la historia del viaje de un grupo de amigos, al encuentro de la chica con la que uno de ellos chatea.

La película, como decía, no es para nada innovadora. De hecho presenta algunos gags que si no vistos, si que se intuyen fácilmente. Todo muy basado en los malosentendidos sexuales y en situaciones llevadas hasta el extremo (como la muerte del gato)... a veces demasiado.
Lo más destacable... la simpatía del reparto, del trío protagonista Josh Zuckerman, Clark Duke y Amanda Crew, que no se limita a hacer de chica florero. Aunque no sería justo dejar fuera a James Mardsen que está bastante gracioso. De hecho diría que los dos últimos son los que sostienen la película.
En líneas generales, siendo entretenida, no ofrece nada nuevo. Más aún, termina por incurrir en el mismo defecto que otras películas del género, como la moralina que se quiere meter al final.

viernes, 21 de agosto de 2009

Preview: Avatar (2).


18 de diciembre. Ese es el día que muchos tienen (tenemos) marcado en el calendario, porque esa es la fecha en la que se estrena la esperada Avatar de James Cameron, que ya tienen disponible un anuncio. Quizás a algunos les pueda dejar fríos, mientras que a otros no hará más que provocarles más ganas de ver la película. Lo que se ve, creo que tiene muy buen aspecto y parece justificar la espera en ver algo nuevo del director de Titanic o Terminator.

jueves, 20 de agosto de 2009

Preview: Jennifer´s Body.

Soy realista y a pesar de machista, admito que ver a Megan Fox puede un aliciente para ver una película. Si a su presencia en pantalla le sumamos y guión de Diablo Cody (Juno), puede que haya algo más que merezca la pena. Este es el caso de Jennifer´s Body, dirigida por Karyn Kusama quien ya antes había filmado Gilrfight y Aeon Flux (sin comentarios). La historia parece sacada de una película de Raimi, una animadora (Fox) ofrecida como sacrificio satánico, termina poseída por un demonio que la impulsa a matar a los chicos de su instituto.

A priori, no es que parezca para tirar cohetes. Pero me guardo la esperanza que pueda sorprender. Para comprobarlo... el estreno: el 18 de Septiembre en USA, el 25 en España y el 1 de Octubre en Argentina.

viernes, 14 de agosto de 2009

Videos empantallados: Kids.

Uno de los grupos recientes que más me gusta son MGMT, creo que todos (o casi todos) hemos podido escuchar su Time to pretend en películas recientes, como Sex Drive o Superfumados. Pero recientemente ha salido un videoclip nuevo, Kids. Cuando lo vi, recordé a Spike Jonze y el trailer de Where the wild things are y luego me enteré que el propio Jonze había adquirido los derechos de la novela Light boxes, de Shane Jones, que será dirigida por el autor del videoclip, Ray Tintori.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Nueva York para principiantes (How to Lose Friends & Alienate People).

Conocí a Simon Pegg con la maravillosa Zombies Party (Shaun of the dead). La suya era ya una cara conocida en la televisión británica que dio entonces el salto a Hollywood. Allí ha aparecido en un par de producciones grandes (Star Trek y Misión Imposible 3) y otras tantas comedias románticas, como la que ahora nos ocupa: Nueva York para principiantes (How to Lose Friends & Alienate People). En ellas ha creado su "marca", su personaje. Un perdedor simpático que al final logra encontrar su camino.

Más o menos esta es la historia de Nuea York para principiantes. Pegg es el editor de una revista que intenta criticar el mundo del famoseo. Intentando colarse en una fiesta, su cara aparece en primera plana de los periódicos. Es contratado entonces por el director de una prestigiosa revista de sociedad en los USA y en ese momento es cuando descubre lo que significa trabajar en una publicación que dicta la norma.

Al ver esta película, la referencia que he tenido constantemente en mente era Woody Allen. En cierto modo la historia dirigida por Robert B. Weide, adaptando la novela de Toby Young, tienen una serie de puntos en común con las obras del director neoyorkino. Eso sí, pero desde una lectura fácil, casi de serie B. Pero los elementos, están. La fascinación por Nueva York, la actriz convertida en una figura idealizada (Megan Fox), la visión del mundo del famoseo.
Evidentemente, no hablamos de Allen, es una historia más pequeña, mucho más simple que, si destaca por algo -creo- es por sus actores. No solo por Pegg, Jeff Bridges que sale poco y podría haber dado más juego está muy bien, o Danny Houston, como la parte femenina, Megan Fox -simpático su "guiño" a La Dolce Vita-, Kirsten Dust y Gilliam Anderson.

Pero su tono es muy menor y aunque tiene unos cuantos momentos que están muy bien (atención al perro), no deja de ser un pasatiempo. Bastante resultón, eso sí, divertido y entretenido.

domingo, 9 de agosto de 2009

Grandes momentos de la historia del cine: Watchmen.

Para muchos, discutida. Para otros, una de las mejores adaptaciones de un cómic a la pantalla grande. Lo que si es cierto, es que Watchmen, de Zach Snyder cuenta con uno de los mejores títulos de crédito que se han podido ver en año, un resumen de la historia distópica de los USA planteada por Alan Moore, con música de Bob Dylan.

sábado, 8 de agosto de 2009

Preview: El libro de Eli.

La temporada postvacacional parece que nos traerá aires apocalípticos. Las pantallas se llenarán de catastrofes (2012) que dejarán a la especie humana al borde de su extinción (La carretera). En la misma línea y en lo que parece ser una mezcla entre Mad Max y el vídeojuego Fallout nos encontramos con El libro de Eli. Dirigida por los hermanos Hughes nos sitúa en un futuro, en el que Eli (Denzel Washington) posee un libro capaz de proporcionar esperanza a la humanidad.
Si el argumento es ya de por sí bastante poco atractivo, tengo que admitir que el traíler no ha hecho que albergue mejores esperanzas de la cinta. En cualquier caso, aparte de Washington, podremos encontrar también a Gary Oldman, a partir del 15 de enero en los USA.

Transformers. La venganza de los caídos (Transformers. Revenge of the fallen).

Había pensado, para escribir la crítica de Transformers. La Venganza de los caídos (Transformers. Revenge of the fallen), limitarme a decir: MÁS DE LO MISMO. Alguien, algún ejecutivo habrá pensado que si, de cara a la taquilla, la primera parte funcionó. ¿Para que cambiar?

La segunda parte de Transformers parte de la historia de la anterior. Han pasado unos cuantos años, Sam Witwicky (Shia LaBeouf) ha seguido con su vida y está a punto de abandonar su casa para ingresar en la universidad. La relacion con su novia Mikaela (Megan Fox), no atraviesa sus mejores momentos. Y, al mismo tiempo, los autobots llegados a la Tierra se dedican a colaborar con el ejercito USA (cómo no) a cazar a los decepticons que quedan en el planeta. Pero estos, evidentemente, tienen un plan para imponerse de manera definitiva, que pasan por encontrar un objeto que tiene Witwicky.

A partir de aquí... ¿qué decir? Formalmente la dirección de Michael Bay es más que correcta. Los efectos especiales, son aún mas impresionantes que en la parte anterior y la historia es igual de floja (o inexistente), peor aún, porque el personaje de LaBeouf tiene menos protagonismo, y el actor luce menos. Además, lo que cuenta la película poco más o menos, ocuparía apenas una línea de texto. Una sucesión de luchas, algunos momentos cómicos y poca palabra, pensado para satisfacer al público. Eso explica cosas (muchos de los planos de Megan Fox) y algunos agujeros de guión (¿un robot-chica?), aunque por el camino deja cosas que podrían dar más juego, como la interacción "verbal" con los robots (como en el caso del que encuentran en el Smithsonian).

En el fondo, Transformers no es más que una muestra de la reacción de la industria ante ciertas circunstancias. En los últimos cincuenta, primeros sesenta, cuando la televisión se popularizó aparecieron formatos panorámicos o tridimensionales que servían de reclamo para el público. Ahora, en cierto modo pasa lo mismo. Una película como esta parece pensada para ir y dejarse impresionar durante dos horas con transformaciones de robots, luchas y escenarios espectaculares... pero muy poco más. Porque esto es lo que ofrece la película. Para el que quiera algo, una verdadera historia... la cintase le hará larga, tediosa, confusa y hasta aburrida.

viernes, 7 de agosto de 2009

Grandes momentos de la historia del cine:Deliverance (2).

Recientemente le dediqué una entrada al duelo de banjos de la película Deliverance (1972) y hoy tenemos otra escena de la misma. Yo diría que LA escena, la más recordada, la más impactante y la más polémica. La que marca el punto de no regreso, la regresión de la humanidad a su estado más primario.

jueves, 6 de agosto de 2009

Vídeos empantallados: King Rat, Modest House.

Mirando la edición digital del periódico El País, leo la noticia de la publicación del vídeoclip del grupo Modest House -King Rat-, que cuenta con la particularidad de haber sido dirigido por Heath Ledger, en el que animación y situaciones de roles invertidos se dan cita.

miércoles, 5 de agosto de 2009

Grandes momentos de la historia del cine: Deliverance (1).

Hace muy poco volví a ver la, para algunos, mejor película del irlandés John Boorman: Deliverance (Defensa). Un grupo de amigos urbanos van a una zona profunda y rural de los USA para descender un río antes de que la zona se convierta en un lago con la construcción de una presa. Al interés de Boorman por la reinvindicación de la defensa de la naturaleza se une la oposición entre el homnbre urbano-civilizado (al menos supuestamente) y el hombre de campo-salvaje. Un planteamiento que me recordó al de un director contemporáneo como Neil Marshall, quien también ha trabajado en la idea de esta misma oposición (Dog soldiers, The descent...).
Deliverance, encierra un par de momentos que pasarán por esta sección. El primero es un duelo musical, entre el personaje interpretado por Ronnie Cox y un niño del pueblo, que durante un momento hace creer al espectador que la convivencia es posible...

Arrástrame al infierno (Drag me to hell).

Yo soy uno de los que piensa que la originalidad de Sam Raimi se echó a perder en el mismo momento en el que comenzó a contar con grandes presupuestos para sus películas. Quizás tras Un plan sencillo se terminó la mejor etapa del director, porque si bien ha conocido el éxito de cara a las taquillas, artísticamente la cosa ha dejado bastante que desear.

Ahora, con el estreno de Arrástrame al infierno (Drag me to hell) muchos han querido ver un retorno del director de Michigan a sus orígenes, a un cine en el que se unían a partes iguales, terror, gore y comedia.
En Arrástrame al infierno nos encontramos con Christine Brown quien trabaja en una agencia hipotecaria. Tiene un novio, cuya madre la desprecia por ser de pueblo. Ansía un ascenso, pero su jefe la acusa de tener poco carácter. Un día se presenta una anciana gitana (genial Lorna Raver) que busca una ampliación del tiempo de pago de su crédito. Ese será el momento en que la protagonista querrá demostrar que puede cambiar, que puede ser dura. Y también será el del inicio de todos su problemas.

Es innegable que esta nueva película de Raimi tiene mucho que ver con otras de sus cintas, me atrevería a decir que comparte más de un punto en común con la serie Evil Dead, el tono cómico, guiños (la cabaña del bosque, las alucinaciones...) e influencias (el cine de serie B, el slapstick...) y, también en el protagonista. Christine es una perdedora (muy bien interpretada por Alison Lohman), por momentos casi tan patética como el Ash que interpretaba Bruce Campbell. Pero eso lleva al problema principal que le encuentro a la película. A diferencia de lo que hacía en su primera etapa, en esta historia Raimi ha optado por un tono "serio" para contar la historia. Cuenta con algunos momentos memorables, sobre todo uno en el interior de un coche y otro casi sacado de un cartoon, pero la cuestión es que el tono general de la historia es el de la seriedad y quizás, por eso, la película flojea. O, al menos, que lo haga ante lo que podría haber dado de si de haber contado con un tono más.... "bruto", más de comedia...

Lo que si es cierto es que se encuentra por encima de lo que ha sido el cine de terror destinado al gran público de esta temporada, por un lado por su tono políticamente incorrecto (el funeral) y por otro por la reflexión moral que encierra el guión -de Sam e Iván Raimi-, referida a la deshumanización a la que nos obliga (o a la que nos podemos sentir abocados) la cultura del éxito en la que vivimos. Pero, aún así, se trata de una película un tanto desigual, que cuenta con muy buenos momentos, pero que se cierra de una manera no sólo muy traída de los pelos, sino que se ve venir que intenta dar una versión determinista y moral de la vida.