jueves, 4 de febrero de 2010

The box.

Creo que debemos estar agradecidos de que exista un director como Richard Kelly. Puede gustar más o menos, el resultado de sus largometrajes podrá parecernos mejor o peor. Pero lo que no creo que nadie pueda negar su capacidad para crear un mundos personales, en los que ciencia, superstición y fe se aproximan.

The box es su última película. En ella un desconocido (Frank Langella) se presenta en la casa del matrimonio Lewis (James Marsden y Cameron Diaz). Les plantea un dilema. Si aprietan el botón que se encuentra en una caja abandonada en su puerta el día antes, recibirán un millón de dólares. Pero a cambio alguien, en algun rincón del mundo, morirá.

El guión adapta un cuento original (Botón, botón) de Richard Matheson, al menos durante su primera hora, en la que resulta notable. Durante esta parte, tanto desde el punto de vista formal como de la trama me ha recordado a Alfred Hitcock. Plantea una situación que, a su vez, da pie a la historia. A la duda, si merece la pena sacrificar a una persona por dinero.

La segunda parte de la película es mucho más "Kelly". Planteada casi como una fusión entre Ray Bradbury y David Lychn, con imágenes que juegan a plantearnos que detrás de la aparente normalidad hay "algo", se esconde otra cosa.
Aquí es donde me parece que hay ciertos problemas. El reparto me parece que está muy correcto -sobre todo Langella, que parece que siempre está... aunque no lo veamos-, pero el giro de la historia, del suspense a la ciencia ficción de postulados (casi) "new age" es un tanto forzado y se nota demasiado. Cuenta con ideas interesantes, sobre todo, acerca de como hay un punto en el que ciencia y fe se aproximan. Pero el problema es que en la traducción a imágenes la historia pierde fuerza. Quizás esto responda a una cuestión comercial, pero es como si se hubiera simplificado tanto, que no parece más que relleno hasta el final.

4 comentarios:

  1. Hola!

    Parece ser que aparte de la tendencia a la incontinencia (valga la redundancia) de Kelly, éste siempre tiene problemas con los montajes, donde se acaba metiendo más tijera que la que el desearía. El resultado sinceramente no me parece malo, sobre todo si lo comparamos con la fallidísima "Southland tales", aunque me gustaría darle un segundo visionado a ver si la pillo mejor.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Saludos Doctor.

    Evidentemente, trabajar en un industria como la del Hollywood de hoy, donde prima un facto económico es lo que tiene. Yo comparto la duda, a saber cual era la idea frente lo que acabamos viendo.

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, a mí, me pareció una mierda... ¡dinero tirado a la basura!

    jajajajajajajajaj xD

    ResponderEliminar
  4. Ains... parece mentira... ¿¿para qué existe internet?? :P

    ResponderEliminar