jueves, 29 de julio de 2010

Ciudad de vida y muerte (Nanjing! Nanjing!).

La invasión japonesa de China durante la II Guerra sino japonesa (1937-1945) fue un acontecimiento tremendo, un conflicto -desconocido para muchos- que provoco la muerte de alrededor de cinco millones de seres humanos. Uno de sus sucesos más traumáticos fue la entrada de las tropa niponas en la antigua capital, Nankín (1937). Durante no menos de seis meses pillaje, torturas, violaciones y asesinatos sobre la población civil fueron constantes, provocando la muerte de unas trescientas mil personas.

Con bastante polémica por el tratamiento humano que le ha dado a los japoneses, el chino Lu Chuan ha dirigido Ciudad de vida y muerte (Nanjing! Nanjing!). En ella se recogen parte de los acontecimientos que sucedieron al inicio de la ocupación.
En la película se pueden encontrar lo que parecen ser una serie de referentes bastante claros. De una parte el blanco y negro recuerda poderosamente al Steven Spielberg de La lista de Schindler, así como la manera en la que se refleja un escenario de crueldad absoluta del hombre sobre el hombre hace pensar en El pianista de Roman Polanski. Pero me atrevería a ir un poco más allá y hablar de cierta semejanza con Saló de Pier Paolo Passolini, porque como en su película esta cuenta con un aspecto coral y cada fragmento parece ser una postal que nos va haciendo descender un nivel mas en el infierno de la sinrazón humana.
La trama se compone de varios fragmentos que nos narran la historia, a través de una serie de personajes fijos a los que seguimos, a través de los que vivimos la historia. Pero más importante, que le dan un aspecto humano a lo que se cuenta. Esto es lo mejor de la cinta, como consigue que hechos históricos cuentes con una dimensión "real" y es de esa forma en la que consigue hacernos enmudecer. Solo un ejemplo, el fragmento de las mujeres destinadas a "entretener" a las tropas.
Interesante es que evita caer en los tópicos, los japoneses no representan una visión del mal absoluto. Al contrario, es a través de la mirada de un soldado a través del que se hace presente el absurdo de la guerra y la barbarie -tanto para el agredido como para el agresor- que produce. No hay ni "buenos" ni "malos", en su lugar encontramos personas que se dejan llevar por la situación o buscan la mejor manera de sobrevivir a ella. A tener en cuenta, en este sentido, el reparto que cuenta con unos actores que están muy bien, entre los que destacaría a Yuanyuan Gao, Hideo Nakaizumi , Ye Liu y a Wei Fan.
Ciudad de vida y muerte es una película estremecedora. Que se ve con un nudo en el estómago. Tremenda y, a un tiempo, salpicada de momentos de una belleza extrema. Que muestran el absurdo de un mundo donde locura y razón, como hacia el final en el que la risa y el llanto de un niño parece que se confunden, van cogidas de la mano.

2 comentarios:

  1. A mí me gustó bastante. Tiene un gran trabajo de fotografía, de música y, sobre todo, de dirección. Lo único quizás es que al director parece gustarle recrearse en algunas escenas para conseguir la emoción en el espectador. Aunque lo consigue con creces.

    La verdad es que esta película es de lo mejor del año.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Saludos compañero.
    Muchas gracias. Pues coincido contigo que de lo que va de año, estaría entre las mejores. Si es cierto que algunas cosas parecen un poco forzadas -como tu dices-, pero también que es muy recomendable.

    ResponderEliminar