domingo, 3 de octubre de 2010

Machete.

Machete nació al rebufo de los falsos anuncios que se incluyeron en Grinhouse de Robert Rodríguez y Quentin Tarantino. Ante la simpatía que despertó el personaje, Rodríguez se decició a transformarla en largo y darle a Danny Trejo su primer personaje protagonista.

Machete era un agente federal méxicano. Traicionado, su familia asesinada, tuvo que huir a los Estados Unidos como un inmigrante ilegal. Allí es contratado para asesinar a un senador de política especialmente dura con los ilegales. Machete será traicionado nuevamente. Esa será la última vez.

Esta no será recordada como la mejor película de Robert Rodríguez, pero no deja de ser paradójica la situación que plantea frente a lo que sucede en la realidad respecto a las cada vez más restrictivas leyes norteamericanas contra la inmigración. De hecho, el que debería ser el personaje más caricaturesco -el político encarnado por Robert de Niro-, puede que sea el más "real" de la función.

Algo que me ha gustado es el reparto, Michelle Rodríguez, Cheech Marin, Jeff Wahey, Don Johnson y Steven Seagal (si, han leído bien) me parecen de lo mejor de la cinta y, por encima de todos Trejo, convertido en una especie de Charles Bronson méxicano. Brutal, chulo y de pocas palabras. Un personaje que anda por ciertos lugares comunes del director como un hospital que recuerda poderosamente al de Planet Terror, mientras que la estructura de la historia parece muy cercana a la de El Mariachi y en donde se hacen presente guiños que van desde John Woo hasta Brian de Palma.

La película es -en principio- bastante entretenida con algunos puntos un poco cafres (como el método para cambiar de planta en el hospital), pero según va avanzando se hace un poco pesada hasta el extremo en que a las últimas escenas ya le sobra un poco de metraje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario