domingo, 9 de mayo de 2010

Aclaración.

Como se habrán dado cuenta los más habituales, el blog lleva un temporada -bastante larga- sin actualizarse. No fue una cosa premeditada, pero después de no se cuanto tiempo... cada entrada me suponía un esfuerzo mayor que el anterior.
No hay un verdadero motivo. Sin embargo, necesitaba un descanso. No sentir que escribir en el suponía por momentos casi una obligación.
Ahora, tras unas cuantas semanas de descanso, espero retomarlo nuevamente con energía y poder contar con su compresión y, evidentemente, de nuevo con su compañía. Por mi parte, solo puedo darles las gracias.